Ir al contenido principal

I promise mama It'll be alright

Estuve pintando, un dibujo que quedó a la mitad. La primer parte (la de arriba) es un cielo, no muy grande con un enorme Sol, y un par de nubes que flotan distrídas.
Quisiera pintar la segunda parte (la de abajo) de un color rojo vivo. Por un segundo pensé: Sí, el Cielo y el Infierno. Los extremos. Una cosa o la otra. ¿Subo o bajo?
El espacio que queda a pintar es mucho más grande que el del cielo entonces podría pensar que en mi imaginación el Infierno venció, se quedó con más territorio.
Pero más allá de las metáforas religiosas, ¿Qué significa el infierno, el cielo, en MI vida?
Una caída eterna hacia el abismo.
Quizás sea como un pájaro que planea su caída y no teme atravesar sus propios miedos. Va directo a ellos y los toma por el extremo. Los sacude.
Pero yo no puedo ser como aquél valiente pájaro, no estoy preparada para bajar ni mucho menos afrontar mis miedos. No soy cobarde, simplemente no es el momento. ¿O será que los momentos se los busca uno? Entonces me estaría diciendo: ¡Buscalo!, ¿Qué estás esperando?
La vida no te espera, tenés que ir en busca de ella.
¿Por qué será que muchas veces mis actos se contradicen de lo que pienso? Por ejemplo, en este preciso momento quisiera salir a divertirme, olvidar por un momento que existe un dolor instalado en mí (hacer como si no existiera) pero no puedo. Me quedo encerrada. Pienso en cosas que no debería pensar, que me hacen daño por dentro y por fuera.
Igualmente por obligación me están empezando a empujar para que salga de casa. Me van a poner acompañantes terapéuticos y mi psicóloga quiere que instale un plan masomenos del día a día de salidas para hacer. Por dentro pienso: ¿Y qué hay de mis siestas a la tarde? Luego re-pienso:
¡Por Dios, te dormiste casi una vida entera y pensás seguir durmiendo!?
Sé que me va a hacer bien, digo todo esto de salir y de estar acompañada. Quizás realmente sea el camino -al fin- para salir adelante.
Por el momento así me encuentro, en casa, pintando y leyendo.
Hoy tengo taller literario.

Comentarios

  1. Linda levantate y respira aire fresco!!
    Abre la ventana, ponte linda y camina sin destino alguno

    ResponderEliminar
  2. tu misma lo dijiste ...hay que ir por la vida ¡ no esperar a que ella venga por ti , no sabes si mañana te va a dar un ataque al corazón , o si te va a atropellar un carro .....

    tu puedes hacerlo ¡¡ siempre hay luz y fuerzas en algún pequeño rincón empolvado del corazón en tinieblas ..

    besos ¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos