Ir al contenido principal

I love the way I lie

Ayer fue 8 de diciembre: Día de armar el famoso arbolito de Navidad. Esta Navidad es distinta a las tantas otras que tuve, no sé por qué pero es cuando más se asentúan las pérdidas y perder a alguien tan reciente te quita las ganas de reunirte en una mesa con todos los preparativos y fingir que "todo está bien" al menos por ese momento. Porque es fictisio, claro.
¿Pero qué hay del después? Cuando se terminan de desenvolver los regalos y los envoltorios quedan desparramados por todo el piso, cuando se termina de brindar y de comer las 12 pasas de uvas pidiendo 12 deseos que jamás se cumplirán pero uno lo hace por pura tradición.
¿Qué pasa si un día te hartás de la tradición, o si comenzás a comprender que detrás de tanta tragedia puede haber un renacimiento como claramente lo indica la Navidad? (Natividad significa)
La semana que viene o la otra nace un sobrinito mío. Tuve un re-encuentro con un hermano que no veía hace más de 7 años. Sentarme en la mesa con él y con mi hermana y charlar como si no hubiese pasado el tiempo no fue fácil, me sentí incómoda a pesar de alegrarme de haberlo visto.
Cuando uno está mal, es obvio que va a enfocarse en todo lo negativo de su vida y esa maldita pregunta que cuelga de tu mente: ¿Por qué a mí? Pero después de das cuentas que no es solo a vos, que a diario pasan cosas como las tuyas. Muertes, despedidas, internaciones, enfermedades. El mundo no está a salvo de nada. Pensaste que tu burbuja te iba a proteger del gran monstruo que desde pequeña te persigue pero un día te va a pasar factura y quizás ese día sea hoy mismo.
No lo querés creer pero lo sentís y está dentro tuyo y no lo podés sacar de tu cabeza, de tu cuerpo, de tu mente. Y sí, está pasando, entonces aquélla retórica pregunta del por qué a mí queda atrás, ya no importa la respuesta porque comprendes que necesitas resolver tu vida, lo pendiente está en el presente y si no se resuelve ahora el tiempo pasa y después de arrepentís.
Lo digo porque me pasó con mi tía, hubieron tantas cosas que le quise decir y quedaron acá, atragantadas en la garganta y lloro por ello pero ¿Qué importa? Ya no está. Como dije, el tiempo pasó y yo no le di importancia.
Entonces ¿Qué vas a hacer de tu vida?, ¿Esperar qué?
Las mejores cosas pasan cuando uno está en movimiento, cuando se propone hacer algo y lo cumple. Estancado en la cama, en la casa, desde abajo no se puede ver el afuera, lo que uno realmente necesita.
¿Volver?, ¿Qué importa? Ya no se puede. La infancia pasa, ya no somos niños aunque quisiéramos pertenecer a aquélla inocencia que nos rodeaba.
¿Anhelar el sufrimiento, para qué?, ¿De qué te sirve poner el dolor interno en lo físico?
Solo acumulás dolor.
Es tan fácil decirlo pero tan difícil cumplirlo.
El dolor acumulado como una enorme bola de cristal se choca contra tus creencias, tus mecanismos de defensa y se rompe. ¿Qué queda de todo lo que se rompe? La no-vida.
Esta Navidad quiero no fingir, que salga lo que tiene que salir. Si hay que llorar al brindar que así sea. Llorar es sano, cortarse no. Atraconarse no.
Nunca se sabe cuándo va a ser la próxima oportunidad de cambiar, de levantarse, de juntar fuerzas porque no en todo momento de su vida está preparado para el cambio.
Así que hay que aprovechar el momento.
En fin, quería decir eso. Escupirlo más que decirlo. Mi hermana me habla pero no le puedo prestar atención, está feliz, salió con el novio. Yo en cambio me quedé todo el día en casa, leyendo y pintando.
¿Qué se le va a hacer? Ya voy a salir, lo prometo.

Comentarios

  1. Que hermoso escrito niña , de verdad que me encanto , piensas cosas tan tristez y desgarradoras pero tan ciertas ¡¡ y las expresas de una manera tan clara y agradable ; Eso me gusta :p seguire tu blog :) .

    ResponderEliminar
  2. Que texto más profundo, trite pero de una cierta manera increible.
    Son tantas verdades en tan pocas palabras, si quieres mandar todo a la mier**, manda!
    Si quieres llorar, por que no te sientes feliz, llora!
    Si no quieres fingir que todo esta bien, no sigas fingiendo, di que te molesta, que te duele, expresate no es bueno tener ese dolor dentro tuyo por que cada vez que lo escondes más cuando sale a la luz hace catastrofes con tigo linda.
    Ya te estaba extrañando!
    Si gracias por tu comentario, te lo agradesco mucho, ahora estoy empezando a sentir orgullo por mi persona, y se siente extraño por que antes solo me despresiaba ahora sentir que me siento en paz con migo, es diferente.
    Un besooo, mis pesames por lo de tu tia, me gustaria poder darte un abrazo y llorar juntas (soy muy sentimental)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pff la verdad que ahora soy yo la que me siento identificada con tu entrada, ya que yo tambien he perdido a mi abu y he sentido como las cosas que no le habia dicho me queman ahora por dentro...me encanta el post y muy buena manera de expresarlo..

    ResponderEliminar
  4. Demasiadas ciertas tus palabras. Parecen hasta escritas por mí...
    Me acuerdo cuando era más chica cómo me gustaba la Navidad. Era el momento en que nos reuníamos con toda mi familia, con todos mis primos, recibíamos regalos, éramos felices. Pero los años pasan, la gente crece, nos quedamos todos un poco más solos. La última Navidad hubo lágrimas: hacía 1 mes habíamos perdido un tío. Esta Navidad será igual: perdimos otro tío hace un par de meses. Cada vez somos menos, también los que pueden reunirse (trabajo o distancia). Supongo que se seguirán las tradiciones, por lo menos para los miembros más chicos de la familia.
    "Llorar es sano, cortarse no." Demasiado cierto. Lástima que ya no puedo llorar.
    Besos <3

    ResponderEliminar
  5. Demasiado profunda tú entrada, como que entre en ella mientras la leia.
    Bueno la verdad a mí desde siempre me ah gustado la navidad, solo que el año pasado mi abuela estaba con un cancer terminal y agonizando en mi casa el 24 en la noche y murio el 25 en la mañana, la verdad esque mi familia "intento" seguir la tradición de que todo esta bien y toda esa porqueria, pero fue una farsa, no quiero más navidad :(.
    Llorar es sano, cortarse no. Te encuentro toda la razón, pero me gustaria que todos pensaran así u.u.
    En fin, se que puedes salir adelante, espero que estes mejor :).

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Concursos