Ir al contenido principal

Feliz navidad supongo que se dice


8 de la mañana me levanté temprano para ir a desayunar con mi hermana y mi mamá a una cafetería.
Conversación antes de salir:
- ¿Tan rápido pasó la muerte de la tía? (Aclaración, hoy 24 se cumple 1 mes)
- (Mamá) Es que uno vive muy rápido

Me quedé con aquélla frase revoloteando en la cabeza durante todo el día. Es que es totalmente cierto, uno vive muy rápido, no es conciente de lo que está viviendo y así se nos pasa la vida.
Me propongo para este nuevo comienzo del año formar parte de cada día, ser conciente de mis actos (aunque estén equivocados) y hacerme cargo de ellos. Ser la persona que quiero ser. ¡Aunque cueste tanto! ¿Por qué cuesta poder mostrar al mundo lo que realmente somos, si en realidad es algo innato a nosotros, viene adherida a nuestra piel? Quizás lo que cueste es conocernos y hacernos cargo de aquéllo que vemos. Quizás no nos guste tanto. Quizás quisiéramos ser de otra forma pero ¡Qué se le va a hacer! Nacimos de este modo y no del otro, y es algo que no se puede cambiar.
A ver, uno puede cambiar muchas cosas de sí mismo, rasgos que no le gusten o le perjudiquen pero hay cosas que simplemente pasan a ser parte de lo que somos como que nos guste el arte o las matemáticas.
Obvio que todo es tal cual el ojo que se lo mire. Por ejemplo, hay gente que piensa que la sexualidad se elige, hay otra que no, que piensa que "uno nace siendo hetero o homosexual". Que la sexualidad está condicionada de acuerdo al aspecto social, a la familia, al entorno, a millones de cosas.
Realmente no tengo la menor idea, aunque me hice esa pregunta millones de veces. El punto es que una vez que llega hay que tomarlo porque no se lo puede dejar, uno no puede negar su propia persona. Hay que aceptarse, entenderse, por qué funcionamos así, por qué dejamos de pronto un día de sonreír y decidimos (inconcientemente) enfermarnos.
La enfermedad es un síntoma de que algo, indefectiblemente, no anda bien. Está en las manos de cada uno decidir curarse o no. Algunos piensan que de enfermedades como el alcohol o incluso la bulimia o anorexia no hay cura, que uno lucha toda su vida contra eso.
No lo sé, pensémoslo así. Nos enfermamos porque nos pasa algo y si ese algo lo tratamos y lo "curamos" entonces ya no vamos más necesitar recurrir a actos que nos dañen para escondernos del problema. Obvio que todo no funciona tan fácil. La vida no se trata de UN solo problema. La vida es un laberinto que parece jamás acabar.
¿A qué viene todo esto? No lo sé. Me estoy replanteando cosas de mí misma, cosas que andan mal y otras que van encaminadas.
Creo que es tiempo de cambio (Hay una película que se llama algo así, no?)
¿Por qué ahora?, ¿Qué motor se prendió para que toda esta gran máquina que es la cabeza decida emprender otro rumbo?
¿Los años de estar mal?, ¿El encierro?, ¿La terapia?, ¿Fin de año? Vieron que siempre para fin de año nos agarra esa nostalgia y entusiasmo de querer cambiar TODO y empezar con todas las pilas un nuevo año.
No lo sé, sea lo que sea que inspire a este movimiento tengo que aprovecharlo porque ¿Quién sabe cuándo será el próximo momento de cambio?
Anoche soñé con mi tía, que estaba viva pero nadie podía verla y yo lloraba porque la extrañaba.
Esta Navidad va a ser diferente pero es el modo de plantarse frente a cada situación lo que la hace "distinta".
Sí, quizás larguemos algunas lágrimas mientras brindemos. Sí, quizás al final de la noche pongamos caras tristes pero la vida ES así, no se puede pretender que todo esté bien TODO el tiempo.
Solo espero que el tiempo de cambio, obviamente impulsado por mí, pueda seguir su proceso porque todo es cuestión de tiempo y dedicación y que realmente las cosas vayan acomodándose como en un gran rompecabezas y sean como tengan que ser. Que me acepte, así como salí del embase. Así como soy. Sí, esta soy yo. ¿Les gusta o no les gusta? No lo sé, quizás nunca lo sepa. Solo basta que yo me guste.
La historia de Coquito tiene una segunda parte, solo les adelante que está bien y en la casa de papá.
Más adelante les cuento.
¡Feliz NocheBuena y Navidad, espero que puedan realmente tener paz pero de esas verdaderas! Dejen las peleas para otra noche.
Saludos!

Comentarios

  1. Y tanto. Me gustaría no vivir tan rápido.

    ResponderEliminar
  2. Hay linda, es asi no?
    Yo esperaba NADA de la navidad. pero me sorprendio ver que salio mejor de lo que yo esperaba
    A veces hay que hacer borron y cuenta nuva, por que en si asi es la vida no?
    Un abrazo muy grande!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos