Ir al contenido principal

Diario personal

El Padre sanador del que hablé ayer me dio una oración para que rece y tome agua bendita. Hoy lo hice (ayer también). Decía explícitamente pedir las intenciones en silencio pero yo no puedo, necesito hablarle a quien sea que esté arriba, contarle cómo me siento aunque algo me dice que él ya lo sabe. Quizás hablar un poco conmigo misma, descubrir por qué estoy tan angustiada.
En un momento me puse a llorar porque recordé cuando era más chica y decía que quería salvar al mundo, me vi reflejada en ese momento, esa época (la tía aún estaba, perdón si soy tan insistente con este tema pero es muy reciente y todavía no logro superarlo. Me parece increíble que ya no esté).
Tenía una vida completamente diferente a la de ahora, se podría llamar vida con todas las letras. Salía de casa y a pesar de tener unos mambitos en la cabeza no era como ahora.
Ahora, ahora, ahora. ¿Qué es el ahora, en qué se basa y por qué?
A medida que iba pensando en salvar al mundo me estaba enfermando y me salteé por completo el hecho de que para salvar a alguien primero tenés que salvarte a vos mismo.
Si les tuviera que decir cómo llegué a este extremo me es difícil aclarar cuándo, cómo, en qué momento me convertí en esta persona. Sí, se preguntarán cómo soy y cómo era. Qué cambios hubieron. Muchos a decir la verdad.
A ver... yo salía de casa, yo iba al colegio, yo mantenía vínculos a pesar del miedo a perderlos.
Yo vivía -con inseguridades o no pero lo hacía.
A simple vista lucía como una persona completamente normal, será por eso que mi familia nunca se dio cuenta cuán mal estaba. ¿O será que el empeoramiento vino después?
Sinceramente nunca estuve bien de la cabeza, desde chica pero no se podía llamar a eso una enfermedad psicológica.
Era caprichosa, impulsiva, me costaba formar vínculos aunque no se notara. Para todos yo era aquélla chica extrovertida que tenía una vida perfecta.
No me puedo olvidar de esto nunca, una vez cuando tenía 11 años, la que era mi mejor amiga en ese momento se me acercó y me dijo: ¡Cómo te envidio! Ojalá tuviera tu vida.
Yo le sonreí y le dije: No es tan así...
Y ahí terminó la conversación. Más adelante otra amiga me estaría diciendo: A simple vista los que más parecen felices son los que más aparentan. Y yo me oculté el rostro con el buzo aguantando las lágrimas; ya para ese entonces estaba en plena enfermedad y nadie lo sabía.
Mi real problema es no hablar sobre lo que me pasa, cuando me siento mal. Me guardo todo y termino explotando a través de actos dañinos y nunca se sabe por dónde puede salir la cosa.
Ya no tengo miedo a estas alturas de nombrar lo que me pasa, pasé por tantos psicólogos y demás que hablarlo una vez más me da lo mismo.
Retomando lo del rezo, me hizo bastante bien. No sé qué fue. Supongo que hablar conmigo misma o con ¿Dios? me ayudó a aclarar un poco las ideas de cómo me vengo sintiendo y por qué.
Hoy tiro para mi mismo lado, mi mismo equipo.
Yo sé que las cosas algún día, en algún momento van a mejorar porque así es la vida: El ánimo va y viene y mientras esté alto hay que aprovecharlo.
Cada uno tendrá sus prácticas religiosas o no, sus métodos para estar bien y no importa realmente cuáles sean mientras sirvan. Mediten, practiquen algún deporte, júntense a tomar algo con un amigo, hablen solos, escuchen música. Todo vale en el camino para estar bien.
Eso es algo que aprendí éste fin de semana durante el viaje. El real sacrificio no fue hacer una fila de 5 horas bajo el Sol y que después me tocara una tormenta de la p*ta madre, sino el después: qué hace uno con las situaciones que tenemos en la mano, cómo pensamos resolverlas, a través de qué método.
Yo voy a a hacer todo lo que tenga a mi alcance, lleve el tiempo que me lleve, el esfuerzo que requiera, los curas que tenga que visitar, las horas dándole a la bolsa de boxeo que me compré, leyendo los libros que tenga que leer, descargándo lo que tenga que decir con la psicóloga, hablar con los amigos que tenga que hablar.
¿Vieron? Siempre de cada experiencia se puede sacar algo.
Espero no haberlos aburrido demasiado.
Hasta mañana!

Comentarios

  1. creo que tu niñez, tu manera de actuar, me identificó. Pero creo que aún estoy en esa faceta.
    Espero que logres todo lo que anhelas.
    Besitos (:

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.

Concursos