sábado, 27 de noviembre de 2010


Parece que duele el sonido de las campanas al estrellarse unas con las otras. Parece que duelen los pasos del niño adentro nuestro que dejamos encerrado durante la niñez. Parece que duelen sus palabras cuando suavemente nos repetía al oído que algún día volvería.. Y que ese famoso día nunca llegó. Como sea, fue lindo creerlas, pensar que tenía razón y que nada de esto era un engaño. Parece que duelen las mismas acciones una y otra vez. Repiten momentos, repiten dolores, repiten susurros. Repiten todo menos lo correcto.

5 comentarios:

Madame JuJu dijo...

de donde sos mujer?
leyendo entradas anteriores entiendo totalmente lo que te pasa
pero hay formas de superar esto, necesitas mucho esfuerzo... en serio, de donde sos?

Diruku dijo...

desde hace tiempo te sigo querida....
pero no soy una usuario que comenta blogs los cuales sigo, hoy fué la excepción

se fuerte, para ser eficiente.

buen artículo.

ISO dijo...

Fuerzas! Se puede salir de todo!! SIEMPRE!!

Ana Estrella Vazquez dijo...

Me encanta tu blog ♥
¿nos seguimos?
http://www.elcomienzodelcambio.blogspot.com/

Anónimo dijo...

http://www.site.com - [url=http://www.site.com]site[/url] site
site