miércoles, 17 de noviembre de 2010

I care about living

Estoy contenta. Hoy tuve una entrevista con el psiquiatra que maneja todo mi tratamiento y decidieron re-admitirme luego de los últimos episodios (2 internaciones, sobre ingesta de pastillas, escapada de casa, etc)
Fueron unos días intensos pero no por ser intenso fue lindo. La pasé realmente horrible. Todo el tiempo tenía ganas de morir. Cruzaba las calles sin mirar esperando que algún auto/camión/colectivo fuera capaz de pisarme y acabar con todo.
Pensé en ir a la terraza de mi edificio y tirarme (nuevamente acabar con todo)
Pero ¿Qué es todo, exactamente? Como siempre digo, la aniquilación de todo lo bueno y todo lo malo.
Que tengo cosas buenas en la vida es cierto, el problema es que no puedo verlas, no las valoro (no me valoro). Entonces en mí nunca importó esa faceta, me daba todo lo mismo.
¡Qué horrible que la vida te dé lo mismo! Hay tantas cosas allá afuera (buenas y malas) que te delimitan todo el tiempo, te quieren marcar y hacer creer que ESTE sos vos mientras que no, no te dejes engañar: Vos sos quien quieras que seas. Vos sos un conjunto de cosas que no se pueden clasificar, juzgar ni mimetizar.
Yo soy la vida enmarcada en el dolor. Yo soy el dolor, yo lo moldeo a mi cuerpo y me lastimo para acallar aquélla dolencia que me pisa los talones.
Los días se cuentan a partir de mi voluntad, empezar y seguir o terminar y acabar. Morir o vivir.
Muchos me dicen ¡Valorá la edad que tenés!, ¿Sabes a cuántos nos gustaría tener 19 años?
¿Me creerían si les dijera que yo me siento de 80? Como si hubiese vivido toda una vida entera basada obviamente en el dolor, implementando herramientas que solo llevaron a mi destrucción lenta o fugaz.
El tiempo es relativo, no se lo puede medir. Pasa y punto. El tema es ¿Cómo pasar ese tiempo, cómo hacerlo más ameno?
Relatar una vida, poder contarlar vivo y no a través de la muerte.
Ayer leía (no me acuerdo qué autor, seguramente Alejandra Pizarnik -mi preferida-)
"¿Quién le va a avisar a mi cuerpo, a mi vida, que morí?"
Hay un quote de una excelente película que ayer volví a ver embriagada en mi aburrimiento que se llama Regresiones de un hombre muerto y dice:
"A veces creo que vivimos solo para decir que nos pasó tal cosa; que no fue a otro: fue a mí. He visto mi vida después de la muerte. A veces la vida solo puede comenzar con el conocimiento de la muerte, que todo puede terminar aunque menos te lo esperes. Lo importante en la vida es creer que mientras estes despierto, todo se puede reparar: nunca es demasiado tarde. Te prometo que no importa cuán malas se vean las cosas ahora, se ven mejor despierto que cuando duermes. Cuando mueres hay una sola cosa que quieres hacer: Quieres regresar".

Mírenla si pueden, es realmente muy buena.
Bueno, creo que escribí demasiado, necesitaba descargarme.

2 comentarios:

~PiLi~ dijo...

Me alegra leerte un poco mejor. Voy a ver esa película después, me gustó la quote. Era muy cierta.

leila lyla dijo...

Yo también me siento de 80.