Ir al contenido principal

Dolor privado

Dolor que no se separa del alma, que nadie más que tu conoces.
Códigos que hacen ruido como pequeñas gotas de agua que caen al vacío enfriando la superficie.
Sí. Tu vida es una superficie carente de paisaje, de vivacidad.
¿Qué es la vida dentro del dolor privado? Queda en segundo plano. La línea que divide el impulso de la sumisión es delgadísima, solo la cruzas si te dispones a entrar en la llamada depresión, aquélla que te quita la respiración y se olvida de ti.
Tú quedas olvidada en un mar de dudas y englomeraciones. No tienes el poder ni las fuerzas de decir adiós. No puedes escapar.
Tu dolor privado se sienta en las rodillas y te cuenta el cuento de cómo el ave fénix ha resucitado luego de morir; te lo imaginas abrazando tu frágil cuerpo.
Te imaginas el suicidio de la primavera. No más kalas para este dolor, no más privaciones ni obligaciones. Solo te entiendes con el olvido, aquél que es capaz de jurarte redención, y tú te rindes.
Te rindes ante el silencio, ante el dolor privado.
El amor nunca muere. Repites en soledad.

----

Ayer me fue muy lindo con mi hermana, me compré un libro (costumbre). Igual tengo otros dos para leer todavía. Tengo la manía de acumularlos y esperar a que sean millones para leerlos.
Sigo con Olga Orozco (poesía). Esto de la poesía me está gustando.
Mamá me sacó el libro de Alejandra Pizarnik y lo está leyendo ella. Por un lado es injusto pero entiendo que me hace mal ese libro. Habla mucho sobre el suicidio (de hecho, se mató ella misma) y el dolor. Viene al dente con lo que estoy viviendo. Quizás no sea tiempo de leerla, quizás más adelante cuando no me afecte tanto.
Por otra parte, con el taller literario me está yendo muy bien. Ya publicaron dos textos más en la página y falta que le envíe dos más.
Estuvimos hablando un poco sobre lo que me sucedió (le conté muy por arriba sobre lo que era un trastorno alimentario -no le conté del trastorno límite-) y después conversamos sobre el oficio de ser escritora. Me emocionó mucho, cada día tengo más fijo ese objetivo.
No sé qué haría sin escribir.

Comentarios

  1. Hay hermosa, yo no se que haria sin escribir, no lo sé
    Siento que es un poder tan increibleeee! me relaja el alma, me transforma en otra persona, uff es increible
    Si, por eso me identifique con la carta a tu amigo, siento lo mismo!
    El esta enganchadisimo con migo pero de ahi no pasa, seguimos siendo amigos, y nosé realmente que hacer, creo que me tengo que arriesgar y dejar que pase lo que tenga que pasar
    Te aconcejo que no leas libros que te hundan más cuando estas pasando por un mal momento, guardalos hasta que estes lo suficiente fuerte para poder lidiar con eso, tuviste trastornos alimenticios?
    Un beso, espero que nos leamos seguido, me identifico con vos
    Besos

    ResponderEliminar
  2. wow...somos muy parecidas..con eso de escribir, querer ser escritoras y tener trastornos alimenticios..

    como dice el comment anterior, me identifico con vos :)

    un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Nosé, nunca he ido al psicologo y tampoco me han diagnosticado nada, pero tengo problemas con mi alimentación, cambios de humores, se puede decir que "algo me ocurre" pero no sé que es, a veces dejo de comer y mi cuerpo entra en un desequilibrio, soy muy nerviosa, y termino en el medico, a veces creo que "no soy la tipica adolescente de 15 años"
    Pero bueno, en el cole me hicieron un test y di positivo en el tema de trastorno de personalidad y trastornos alimenticios pero no le dieron mucha importancia
    Quede en shock cuando me hice ese test que aparece debajo de mi blog, ya que fue muy parecido al que me hicieron en el cole...
    Espero que estes muy bien respecto a lo que te ocurre, encontraras la manera de poder lidiar con ello, yo se que lo lograras :)
    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos