Ir al contenido principal

Ahora estás tú sin mí


Carta a un amigo:

Perdoname pero yo no sé si estoy preparada para realizar algo en mi vida, algún proyecto.
Solo soy una chica de 19 años que no puede cuidarse de sí misma (Yo soy mi máximo enemigo)
Vos me llevás 10 años; tenés que sentar cabeza, acercar y realizar tus proyectos.
Yo recién empiezo a vivir y me encuentro en el vientre de mamá durmiendo plácidamente.
Yo no sé nada de la vida, vos tampoco. Quizás sea eso lo que nos identifique. Las ansias de probarlo TODO pero nunca terminar tocando nada.
Fantaseas demasiado ¡Caé a la realidad!
Las brujas, los hechizeros, las hadas, los vampiros... ¡No existen! Solo existimos vos y yo, y el mundo que devora cabezas. Que te corta las alas.
Escribamos poesías, inventemos mundos pero tengamos en claro que no son reales.
Sos como un niño que lleva los ojos vendados danzando por la vida creyendo todo lo que ve y siente. Sos distinto. Somos distintos, sí. Pero no especiales, y al mundo no le importa lo que pasa alrededor nuestro.
No podemos escalar el Universo y vivir para contarlo, y te lo digo yo con tan solo 19 años que se supone que tendría que llevarme el mundo por delante.
Vos sos fantasía. Yo soy realidad.
Vi herida a esta historia ya varias veces donde me embarqué en sueños utópicos y yo era grandiosa, el mundo lo era. Pero así como aparecio, se desvaneció.
Perdoname Nicolás. Quisiera ser aquélla mujer (no niña) que buscas.
Peter Pan y los Reyes magos no existen.
No. Me equivoco. Peter Pan sí existe y ese sos vos.
No está mal no querer crecer, es solo elegir un modo de vida pero recordá que la vida puede doler, y las lágrimas serán millones en gente tan frágiles como nosotros.
Tus proyectos son bellos y perfectos pero tan utópicos como mis sueños. Bajá un poco de la nube que aunque no parezca, está muy alta y el aterrizaje puede doler.
¿Ya te nombré la palabra dolor? Seguramente.
Doler es vivir, y vivir es morir. Hay un poco de muerte en cada palabra que abandonamos, en cada persona que perdemos, en cada camino que elegimos.
Las decisiones también mueren, al igual que mi corazón.
Perdón si he sido repetitiva y un poco dura pero te lo dije, me gustan las historias realistas pero quizás tanta verdad sea un poco cruel.
Te dejo con tus fantasías, ojalá encuentres alguien que pueda alimentarlas.

Eterna y sinceramente, Lucía.

[Todavía no se la entregué, no creo que lo haga, no tengo las agallas para romper su pequeño frágil mundo de fantasías. Prefiero que siga soñando. Simplemente lo escribí una noche de insomnio mientras pensaba en él]

Comentarios

  1. por brutalamente directa que seas tiene que saberlo,no se puede vivir en un mundo a parte fantaseando todo el dia...
    un besiito me gusto mucho la entrada,todas las comparaciones increibles:)

    ResponderEliminar
  2. No me gustan las cartas. Prefiero decir las cosas en el momento...
    Pero en fin.

    ResponderEliminar
  3. Nena llore con tu carta, he pasado por una situacion similar, donde me aparte de alguien por que todavia lucho por controlarme a mi misma, tengo 15 años y como vos, siento que hubiese vivido unos 60 años
    pero qué más da?
    Suerte un besoo!
    Te sigo, espero que nos leamos seguido, me gusto mucho u blog, es muy personal

    ResponderEliminar
  4. interesante blog, me gusta ...

    me tomo el atrevimiento de dejarte una canción para acompañar la carta, sospecho que la habrás enviado ya, o te habrás bajado de ese juego, digo ... querés algo real, no? ...

    besos y seguiré pasando x aquí ...

    http://www.youtube.com/watch?v=e1qS4Yrb9BU

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos