viernes, 15 de octubre de 2010

I'm sorry if I can't be too perfect


Hoy mi cabeza dio vueltas y vueltas. No me di cuenta del efecto hasta que salía del parque donde me compré unos cd's y un libro. Caminé por las calles en zig zag, salteando gentes y artesanos dispersos alrededor de la calle. Sonreía apenas porque por dentro sentía culpa. Evadir mis pensamientos era más difícil que pensar en ellos y sus consecuencias.
Pero el placer le gana a todo.
Volver a sí mismo para luego sollozar en la punta del precipicio más hermoso. Volver al nudo en la garganta. Volver a mentirse. Volver a mentirles. ¿Volver?

Respiro acongojada. Libertad que vuela por los aires, se desplaza como un trozo de papel que se suelta de su futuro; el viento hace de él lo que le dé la gana, lo moldea a gusto, le escupe fuego, lo carboniza para luego recobrarle vida.
"Ten piedad de mí" Grita el papel.
A lo que el viento le responde: "Ten piedad de ti mismo. Tú solo tienes el poder de parar y detenerte. Entonces ¡PARA!

2 comentarios:

~PiLi~ dijo...

Me encantó lo que escribiste. En especial lo último. Solamente vos tenés el poder para parar, para perdonarte a vos misma por lo que sea por lo que te estés culpando. Merecés estar bien :)

Jordán Crimewave dijo...

Solo tú tienes la capacidad para detenerlo absolutamente todo, es verdad. Aunque muchas veces lo negemos así es!. Y me alegro muchisímo de que de hallas dado cuenta. Suerte ♥