Ir al contenido principal

Ya no voy a ocuparme (de vivir)







Hace 1 mes empecé un taller literario, me costó mucho tiempo como todo en mí (Me cuesta arrancar y mantenerlo pero en el medio la paso bien). Escribí un cuento en la tercer clase y la profesora quiere publicarlo en la página, fue un lindo gesto aunque raro... ¿Que publiquen algo mío? Son mis sentimientos pero ahora puestos en palabras de otros. Varias veces me encontré con escritos míos publicados en otros blogs y eso enoja por el hecho de que uno piensa: ¿Cómo diablos puede saber el otro qué estaba pensando y sintiendo cuando lo escribí? ES MÍO, propio. Son mis palabras pero cuando uno escribe en páginas públicas es lógico que pasen cosas como estas, ¿No es cierto?
Retomando el hilo, ¿Adivinen de qué trata el cuento?, sobre una niña que se hace daño -se corta, más en específico- pero aún es inocente y no lo hace de forma consiente o quizás sí pero no le importa. Como a mí.
Se llama "Los brazos y las cuchillas", otro día lo subiré.
Hace meses que no veo correr sangre por mis brazos y lo llevo bastante bien. De hecho ya no pienso en ello. Bueno, a veces un poco, extraño el hábito, porque si hay algo de particular en esto es que se transforma en hábito. Es algo así como: Me levanto, me peino, me corto, me ducho, voy a la escuela, me corto, almuerzo... etc. Yo lo hacía varias veces al día pero no siempre por alguna emoción en particular -enojo, tristeza, desasosiego- sino por hábito y cortar con esto fue difícil.
Me costó mucho -muchiiisimo- jamás creí que lo haría.
En cambio con la comida es algo que no logro superar. ¿Más fuerte que yo? Quizás. Estoy comenzando a desesperarme. No puedo continuar de crisis en crisis.
Hay veces que me encuentro lista para sanar, con todas las fuerzas pero otros días -como el de ayer- no sé sabe bien para qué lado estoy tirando, si para mi bien o para peor.
¡Cuántas veces me han dicho "Pedí ayuda"! Pero no puedo. ¿Escucharon bien? NO PUEDO (Bueno ya el hecho de que lo hable significa algo, ¿No?)
¿Y saben qué es lo más triste? Esta soledad. (Necesito una compañía más real que mi psicóloga)
El teléfono de casa ya no suena para mí. Nadie quiere hablar conmigo. Extraño infinitamente las llamadas. Me perdieron y yo los perdí. ¡Qué triste mi vida! La vida de una oportunista que solo buscaba un poco de amor pero que en lugar de pedirlo se lastimaba para que la gente se fijara en ella.
Foto: Francoise Hardy

Comentarios

  1. En principio, me gusta leerte...
    Jajaja, si me habrá pasado tantas veces de entrar al blog / flog y ver mis escritos y mis fotos publicadas... pero bueno, son cosas que pasan.
    Me parece excelente que puedas llevar ese temita bastante bien... si bien, sé que cuesta muchísimo, lo importante es mantenerse firme y no desistir.
    Con respecto a mi opinión, nada me parece que sea más fuerte que vos...
    Reconciliarse con uno mismo muchas veces tiene que ver con la superación de miedos, ya sean antiguos, recientes o inconscientes, pero miedos al fin y al cabo; miedos que no nos dejan vernos a nosotros mismos.
    La soledad es todo un tema, pero si uno mira a su alrededor está en compañía constante, entonces, a pesar del miedo, el sentirse temeroso de uno mismo, quizá pudiese ser simple la respuesta... y contestarse con otra pregunta ¿es acaso la soledad el fantasma que abre paso a otros fantasmas peores?, estando solos pensamos, estando solos sentimos y en este mundo que vivimos creo que cada día que pasa se pierde la conexión...
    Bueno, no escribo más porque sino te voy a aburrir, jaja.
    Un beso.
    Solci.

    ResponderEliminar
  2. Yo también a veces escribo, pero me da miedo que alguien los lea. No sé si leíste El retrato de Dorian Gray, pero Basil, el pintor que retrató a Dorian, tenía miedo de exponer su obra porque había puesto demasiado de sí mismo en ella. Y tenía miedo de que los demás lo vieran, que lo juzgaran. Me siento así, por eso admiro que le hayas mostrado a alguien ese cuento, que por los temas que toca, yo jamás sería capaz de mostrárselo a alguien...
    Cortarse se convierte en un hábito, es verdad. Es como una adicción, llega un punto en que no importa el sentimiento que tengas, simplemente es necesario cortarse... Y eso es algo que los que no lo vivieron no lo pueden entender. Y tienen suerte de eso!
    Pero como vos decís, el peor sentimiento es la soledad. Yo ya estoy tan acostumbrada a ella que parece parte de mí. Pero sigue doliendo...

    Espero que las cosas mejoren <3 Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me sentí identificada con lo que escribiste...
    gané un concurso literario el año pasado... y tuve que decir que me basé en cualquier estupidez.. en vez de decir, sabes, es lo que siento.
    Es dificil.
    Dejar esas manías, lo que te ha acompañado tanto tiempo.
    Yo no puedo tampoco. Y me quedo sola. Y fin de la historia.
    Que estés bien.. cuídate!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. no creo que sea necesario llegar a tal extremo, supongo que todos tenemos concepciones del mundo distintas, o no, por mucho que lo pasemos mal, nunca vas a estar sola. aunque no te lo creas o no lo sientas. y te lo dice alguien que seguramente nadie se creíria que podría decirlo.

    ResponderEliminar
  5. a mí mucho no me gusta publicar mis cosas, a veces cuando siento que estoy al borde escribo algo descargándome, pero me gustaría más verlas en un libro.soy muy desbordante a la hora de escribir, si escribo sobre amor el texto es pura pasión, si escribo sobre tristeza lo leo y lloro horas, así..
    aunque gente que me conoce sabe que escribo sólo lo muestro cuando es muy bueno.prefiero hacer UN poema bueno que 10 hechos sin ganas.
    y mirá, yo últimamente me siento como vos, ni con mi vieja puedo hablar de estos temas, y otra vez voy a ir a la psicóloga, y me pone muy mal no hablarlo con gente que veo todos los días que no sea mi familia ni la psicóloga, es como si yo viviera inconscientemente.y necesito fuerzas, muchas fuerzas.Yo sé que puedo, que me va a costar pero puedo.Y yo creo que si vos te lo proponés también podés.Te felicito por haber cortado con lo de cortarse.

    (Y después de eso último que escribí, te iba a escribir "hay muchas maneras de que la gente "se fije en vos" o "vos te acerques a la gente".¿Y sabés qué? Me di cuenta de que es el problema que tengo yo.Entonces, ¿quién soy yo para decirte eso?).

    Entonces, me decido a escribir lo siguiente, que seguro nos va a aliviar un poquito a las dos:
    En la vida hay cosas malas y cosas buenas, y nuestra vida puede ser muy triste o alegre, nosotros lo decidimos.Y si esa decisión nos cuesta, o no la hemos tomado, se puede empezar por algo muy chiquito: salir a caminar, ir a una plaza, y disfrutar del sol si hay sol, del canto de los pájaros si hay pájaros, ¿o por qué no del ruido mismo de la ciudad que hace sentir que el mundo gira y que nada se acaba?

    Alejar la cámara del foco (el problema) e intentar que no te sofoque.Que por más que siga ahí, saber que lo vamos a resolver, porque escapar de él no sirve.

    ResponderEliminar
  6. a mí mucho no me gusta publicar mis cosas, a veces cuando siento que estoy al borde escribo algo descargándome, pero me gustaría más verlas en un libro.soy muy desbordante a la hora de escribir, si escribo sobre amor el texto es pura pasión, si escribo sobre tristeza lo leo y lloro horas, así..
    aunque gente que me conoce sabe que escribo sólo lo muestro cuando es muy bueno.prefiero hacer UN poema bueno que 10 hechos sin ganas.
    y mirá, yo últimamente me siento como vos, ni con mi vieja puedo hablar de estos temas, y otra vez voy a ir a la psicóloga, y me pone muy mal no hablarlo con gente que veo todos los días que no sea mi familia ni la psicóloga, es como si yo viviera inconscientemente.y necesito fuerzas, muchas fuerzas.Yo sé que puedo, que me va a costar pero puedo.Y yo creo que si vos te lo proponés también podés.Te felicito por haber cortado con lo de cortarse.

    (Y después de eso último que escribí, te iba a escribir "hay muchas maneras de que la gente "se fije en vos" o "vos te acerques a la gente".¿Y sabés qué? Me di cuenta de que es el problema que tengo yo.Entonces, ¿quién soy yo para decirte eso?).

    Entonces, me decido a escribir lo siguiente, que seguro nos va a aliviar un poquito a las dos:
    En la vida hay cosas malas y cosas buenas, y nuestra vida puede ser muy triste o alegre, nosotros lo decidimos.Y si esa decisión nos cuesta, o no la hemos tomado, se puede empezar por algo muy chiquito: salir a caminar, ir a una plaza, y disfrutar del sol si hay sol, del canto de los pájaros si hay pájaros, ¿o por qué no del ruido mismo de la ciudad que hace sentir que el mundo gira y que nada se acaba?

    Alejar la cámara del foco (el problema) e intentar que no te sofoque.Que por más que siga ahí, saber que lo vamos a resolver, porque escapar de él no sirve.

    ResponderEliminar
  7. a mí mucho no me gusta publicar mis cosas, a veces cuando siento que estoy al borde escribo algo descargándome, pero me gustaría más verlas en un libro.soy muy desbordante a la hora de escribir, si escribo sobre amor el texto es pura pasión, si escribo sobre tristeza lo leo y lloro horas, así..
    aunque gente que me conoce sabe que escribo sólo lo muestro cuando es muy bueno.prefiero hacer UN poema bueno que 10 hechos sin ganas.
    y mirá, yo últimamente me siento como vos, ni con mi vieja puedo hablar de estos temas, y otra vez voy a ir a la psicóloga, y me pone muy mal no hablarlo con gente que veo todos los días que no sea mi familia ni la psicóloga, es como si yo viviera inconscientemente.y necesito fuerzas, muchas fuerzas.Yo sé que puedo, que me va a costar pero puedo.Y yo creo que si vos te lo proponés también podés.Te felicito por haber cortado con lo de cortarse.

    (Y después de eso último que escribí, te iba a escribir "hay muchas maneras de que la gente "se fije en vos" o "vos te acerques a la gente".¿Y sabés qué? Me di cuenta de que es el problema que tengo yo.Entonces, ¿quién soy yo para decirte eso?).

    Entonces, me decido a escribir lo siguiente, que seguro nos va a aliviar un poquito a las dos:
    En la vida hay cosas malas y cosas buenas, y nuestra vida puede ser muy triste o alegre, nosotros lo decidimos.Y si esa decisión nos cuesta, o no la hemos tomado, se puede empezar por algo muy chiquito: salir a caminar, ir a una plaza, y disfrutar del sol si hay sol, del canto de los pájaros si hay pájaros, ¿o por qué no del ruido mismo de la ciudad que hace sentir que el mundo gira y que nada se acaba?

    Alejar la cámara del foco (el problema) e intentar que no te sofoque.Que por más que siga ahí, saber que lo vamos a resolver, porque escapar de él no sirve.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos