lunes, 6 de septiembre de 2010

What's all this I see? Yeah, I'm leaving right beside the light.






Se me viene a la mente una duda: ¿La enfermedad condiciona a mi cuerpo o es viceversa?, ¿La sexualidad es condicionada por mi cuerpo o viceversa?
Durante tantos años de mi vida pensé que todos los problemas se solucionarían bajando de peso; focalicé todos mis miedos, mis angustias y dolencias en algo externo y permeable como lo es un cuerpo.
¿Cuántos de nosotros no hemos puesto el foco en algo externo, fuera de nuestras manos? Un trabajo, una pareja, un hijo, etc. Buscamos las causas internas en un mundo ajeno y externo. Nos olvidamos de desconfiar de nuestras percepciones. Solo podemos fiarnos de aquéllo que nos seduce tanto como para postergar nuestra vida (la real vida) un día más.
Pero ¿Durante cuánto tiempo más lo vamos a seguir haciendo?
Cada vez la bola se va a hacer más grande y será difícil parar.
A veces creo que prefiero renunciar a la vida antes que enfrentarla. ¿Qué hay detrás de esa vida?, ¿Qué se esconde, o de qué me escondo yo?
En este momento, ronda por mi cabeza un breve párrafo de Pessoa (Un gran poeta portugués) que dice:

"Permanezco en mí, y así vuelvo a mí y a la vida.
Solo la inocencia y la ignorancia son felices".

¡Qué cierto! Solo la inocencia y la ignorancia son felices. Pero ¿A qué costo?, ¿Mintiéndonos?, ¿Volviendo a ser niños?
Creo que jamás podría volver a aquéllo, creo que no es parte de mí misma aunque si existiera una vía para volver a la niñez entonces ¡Díganme dónde está!
Por lo tanto "permaneceré en mí, para volver a la vida".

No hay comentarios: