martes, 14 de septiembre de 2010

Sabotear los logros, los vínculos, mi vida


Después de haber recorrido tantas veces este camino, ¿No me lo sé de memoria?, ¿O aún me sigo enroscando con las mismas ramas, en un sin fin de dudas y atajos que no resultan ser más que trampas?
Bueno, sí: El laberinto no es tan complicado y las piedras con las que tropiezo son siempre las mismas. Pero ¡Qué diablos! 6 años y aún sigo aquí, lidiando con los mismos problemas, resuletos en la teoría pero inconclusos en la práctica.
Y estoy cansada, quizás no lo suficiente, quizás ese cansancio no alcance ¿O seré yo que no alcanzo?
Me aburre la vida, mi vida; mi sufimiento ya es cliche y cansa para los oídos de todos, ¿No es así?
¡Pobre mi psicóloga! Siempre con lo mismo o con mis típicos silencios que aún dicen más que las palabras.
Callo porque estoy triste. Callo porque soy feliz. Callo cuando me enojo, y callo al no poder poner límites.
¡Por Dios!, ¿Existe ser más desagradable y repetitivo que yo?, ¿O es que acaso el silencio es "hermoso" como algunos lo pintan? Les digo una cosa: No, no lo es. Es tortuoso, patético pero un tanto pueril, si se puede decir. El silencio no es salud.
No importa quién soy o qué haga, siempre va a estar mal, voy a ser inútil. ¡Quien diga que no, pues no ha conocido lo peor de mí, todavía!

Salud.


1 comentario:

Catastrophic dijo...

...
Las fotos. El texto. Todo.