martes, 7 de septiembre de 2010

El mundo sueña


Ya desde el nacimiento, el ser humano trae consigo impulsos violentos y destructivos. Es lo que los analistas denominan Pulsión de muerte y hace referencia a una energía que nos impulsa a ir en busca del dolor y el padecimiento. Esta energía puede volverse contra uno mismo tomando la forma de comportamientos autodestructivos o hacia los demás bajo la máscara de la agresión.


* Gabriel Rolón *

1 comentario:

Alcoholiday dijo...

un texto muy acertado, duro pero 100% real.