Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

Niño

Niño, embarcado en eterno llanto no le temas a lo incierto. Quizás sea tan solo tiempo lo que te lleve acostumbrarte al dolor.
Niño, que juegas con las sonrisas no abandones el presente que es lo único que te pertenece. Entre inocencias perdidas tu respiración mantienes, por debajo de la mesa como si temieses que la sombra haga de aquello puro, algo pecoso. Un pecado hambriento, que no enamora. Solo escupe fuego. ¿A dónde irán a parar las cenizas? Quizás manchen tu traje empobrecido.
Tus labios morados mantienen las palabras fuera de tu boca. Temes más de lo que vives. ¿Será el miedo a vivir demasiado, inmenso para tu corazón encogido? El miedo ennegrece el alma, la vuelve vieja, casi transparente.
Carne junto al hueso, pegados bajo el cielo enmascarado Pobre niño, ¿A dónde has quedado? // Admito que no soy amante de las poesías pero ¿Qué tal me salió esta?, ¿Muy poética, cursi?

Soledad acompañada

¿Cómo evitar extrañar, y querer volver a aquella etapa? No la etapa del mal, sino la de soledad acompañada. Encontrarme en el otro y ser feliz, encontrarme en mí misma.
Dicen que por algo son las cosas, y yo trato de consolarme con ese tipo de frases, al estilo "Por algo pasó" o "Vas a ver que estarás mejor". Las detestó pero necesito de ellas para vivir porque sino todo sería más triste. Al fin y al cabo estamos hablando de realidad, y a la realidad hay que tomarla como un buen trago de un sorbo. Pero a mí ya no me gustan los tragos, pasé esa etapa.
Hoy estaba recordando mientras viajaba en colectivo mis noches de descontrol cuando iba a bailar y no tengo nada que envidiarles. Estoy bien (y mejor) en mi casita con mis discos y mis libros. Algunos me llamarán aburrida pero no es ser aburrido, es elegir otro estilo de vida. Yo ya probé ese y no me hizo bien. No les miento, muchas veces me vuelve esta especie de nostalgia (que no es más que temer al cambio y querer ret…
Primavera.

La primavera trae consigo muchas cuestiones en mí, por ejemplo: Se viene el calor y tengo que empezar a mostrar mi cuerpo y eso es LA cuestión.
Me acuerdo que de más chica siempre odié el verano o la primavera (en especial el verano) porque lo asociaba a la playa, la exposición de cuerpos. Encima en la playa te re juzgan el cuerpo, para variar empiezan a hablar de los otros porque no tienen otra cosa mejor que hacer. Que fulana tiene esto, que a mengana le salió celulitis, blah blah blah. ¡Patético!
Odio la playa (me odio, nono quiero decir, odio a la playa).
Incluso estar en zona de no-playa es un tema.
Antes salía a caminar con 40° de calor con un buzo puesto y la gente me miraba raro. ¡Qué diablos!
Digo antes porque ahora ya no lo vivo tan así. Aunque ya le dije a mi mamá que este verano nos vayamos a las montañas, no quiero playa. No, sir!
En fin, volviendo al tema principal. ¿Cuál era? Ah, sí, la primavera.
Ayer pasé un lindo día. El cielo amagó a llover pero por suerte se con…

Mi vida sin mí, qué suerte

¿Bienestar?, ¿Qué es eso? Yo no sé de las cosas buenas, y siento una terrible pena por mí misma. Por no decir lástima porque me suena más culposo. Lo peor de todo es que no puedo huír, ¡No puedo!, ¿No es eso triste? Tengo que enfrentarme conmigo misma pero aún no estoy preparada. Bueno, me pregunto si es que alguna vez se lo está. No me importan los consuelos, no estoy buscando eso (¿Qué busco, entonces? Quizás una excusa para abandonarme a la nada, y dejar que esta vida termine de destruírse por sí misma) Pero también sé que no podría matarme (Tiene que ser algo externo que lo haga, ¡Sáquenme de este dolor!) porque no estoy dispuesta a renunciar a la esperanza. Sí, soy muy contradictoria. La vida lo es. O bueno no, quizás sea tan solo yo. Mi fantasía más triste se volvió realidad: El mundo externo va transformándose en un gris pálido, degradándose. Sin embargo una parte mía piensa que todo ello es bello, el dolor es bello en cierto punto. O quizás es que me acostumbré tanto al dolor que m…

Sabotear los logros, los vínculos, mi vida

Después de haber recorrido tantas veces este camino, ¿No me lo sé de memoria?, ¿O aún me sigo enroscando con las mismas ramas, en un sin fin de dudas y atajos que no resultan ser más que trampas? Bueno, sí: El laberinto no es tan complicado y las piedras con las que tropiezo son siempre las mismas. Pero ¡Qué diablos! 6 años y aún sigo aquí, lidiando con los mismos problemas, resuletos en la teoría pero inconclusos en la práctica. Y estoy cansada, quizás no lo suficiente, quizás ese cansancio no alcance ¿O seré yo que no alcanzo? Me aburre la vida, mi vida; mi sufimiento ya es cliche y cansa para los oídos de todos, ¿No es así? ¡Pobre mi psicóloga! Siempre con lo mismo o con mis típicos silencios que aún dicen más que las palabras. Callo porque estoy triste. Callo porque soy feliz. Callo cuando me enojo, y callo al no poder poner límites. ¡Por Dios!, ¿Existe ser más desagradable y repetitivo que yo?, ¿O es que acaso el silencio es "hermoso" como algunos lo pintan? Les digo una cosa…

La vida la siente como a una guerra

Contenta. (Lo contrario a la entrada del jueves, aunque creo que antes me sentía un poco triste nostálgica)

No lo quiero decir muy alto porque temo que se me vayan volando de mi boca todos estos buenos pensamientos que anduve sintiendo. Así no pincho el globo.
En el taller hicimos un trabajo a partir de la canción de J.M Serrat: Niño yuntero. ¡Qué triste pero hermosa que es aquélla canción! Si tienen la oportunidad escúchenla y préstenle atención a la letra.

Y además, ayer fui a comprarme un libro de Clarice Lispector, "Revelación de un mundo". ¡Dios, qué bien escribe esta mujer! Es el primer libro que leo de ella, en realidad son relatos que fue escribiendo en el diario de Brasil (En realidad nació en Ucrania pero al año se vino para Brasil) pero son tan atrapantes que incluso cuando terminan me quedó con las ganas de saber más y seguir leyendo. Murió joven, a los 56 años de cáncer de ovario. ¡Que en paz descanse!
¿Por qué los grandes artistas mueren jóvenes y de una manera sie…

Mi figura y yo

Respiro nostalgia y me guardo la sencillez. A mí me gusta encontrarle el lado complicado a las cosas simples.
Aquél respingo delgado que separa la cordura del impulso. El miedo a caer. Subirme a la montaña y respirar libertad e indignarme con lo bello porque hace rato que se ha olvidado de mí.
¿Qué me queda, entonces? Un interior reforzado, quizás. Pero, lo siento, el tamaño sí importa; lo palpable y maleable como lo es un cuerpo; efímero como él mismo.
Por momentos puedo olvidarme de mi figura y basar mi mecanismo de autodefensa en otras partes como en la culpa o la ausencia de un padre pero tal vez sea "más de lo mismo". Oscuros laberintos que se adentran en mis retorcidos pensamientos. Sé que nada de esto tiene coherencia (Aguanta, respira, abrázame para luego botarme) pero ¿Qué lo tiene en mi vida?
Mis ojos vidriosos parpadean en la oscuridad e intentan ver una realidad que no figura ser sumisa y me embarco en el duelo de esta conciencia; tendré que abandonar mis más preciad…
Triste.
Se viene el fin de semana y yo suelo pasarlos encerrada en casa, solo salgo el sábado para ir al taller literario y cuando llego me meto en la cama con mis libros y mi música para seguir haciendo "nada".
¿Aburrido? Sí, claro que me aburro aunque se me pasan volando las horas, cuando quiero acordar ya es domingo a la noche y es hora de nuevamente dormir. Entonces me digo: ¡Uy, cuánto quisiera yo tener otro día más para seguir durmiendo y leyendo y escribiendo y...!
En eso consiste mis fines de semana. Es hora de salir, de hacer algo. ¿Dónde están los amigos?, LA VIDA.
No sé... simplemente no sé.
Mientras tanto voy a meterme en la cama hasta que sea la hora de la merienda. Más adelante escribiré algo más productivo.

Yo canto para que no apaguen mi voz

¿Es loco extrañar aquéllas conductas dañinas que uno hacía antes? Añorar el sufrimiento.
De un instante a otro, me aparecen las imágenes: perpetuas en mis ojos, adheridas al pasado. ¿Por qué vuelven?, ¿Qué quieren de mí?
Te dicen que cuando estás iniciando nuevos cambios es "lógico" que aparezcan los miedos y te eches para atrás. Que quieras volver a lo ya conocido, los malos hábitos: controlar lo incontrolable.
Un texto que encontré en una página sobre Self Injure (Auto lesión) pero que también se puede aplicar a cada adicción, dice:

Cuando los pensamientos, los recuerdos, creencias o eventos son excesivamente dolorosos, en lugar de enfrentarlos de frente y sentir el dolor "genuino" que provocan, desviamos la angustia en dolor físico, el cual podemos entender, sentir y controlar: Un dolor físico que simular el dolor real.
El dolor físico duele muchísimo pero es controlable y familiar; en cambio el dolor real que estás evitando da miedo, no lo puedes definir y se entrem…

El mundo sueña

Ya desde el nacimiento, el ser humano trae consigo impulsos violentos y destructivos. Es lo que los analistas denominan Pulsión de muerte y hace referencia a una energía que nos impulsa a ir en busca del dolor y el padecimiento. Esta energía puede volverse contraunomismo tomando la forma de comportamientos autodestructivos o hacia los demás bajo la máscara de la agresión.

* Gabriel Rolón *

What's all this I see? Yeah, I'm leaving right beside the light.

Se me viene a la mente una duda: ¿La enfermedad condiciona a mi cuerpo o es viceversa?, ¿La sexualidad es condicionada por mi cuerpo o viceversa? Durante tantos años de mi vida pensé que todos los problemas se solucionarían bajando de peso; focalicé todos mis miedos, mis angustias y dolencias en algo externo y permeable como lo es un cuerpo.
¿Cuántos de nosotros no hemos puesto el foco en algo externo, fuera de nuestras manos? Un trabajo, una pareja, un hijo, etc. Buscamos las causas internas en un mundo ajeno y externo. Nos olvidamos de desconfiar de nuestras percepciones. Solo podemos fiarnos de aquéllo que nos seduce tanto como para postergar nuestra vida (la real vida) un día más.
Pero ¿Durante cuánto tiempo más lo vamos a seguir haciendo?
Cada vez la bola se va a hacer más grande y será difícil parar.
A veces creo que prefiero renunciar a la vida antes que enfrentarla. ¿Qué hay detrás de esa vida?, ¿Qué se esconde, o de qué me escondo yo?
En este momento, ronda por mi cabeza un breve …
5ta clase del taller literario:

La profesora me dice que dentro de un tiempo voy a ser una escritora (¿Profesional, habrá querido decir?) y yo me emocioné por dentro. Por fuera puse una cara de incógnita, haciéndome la desentendida pero bien sabía de qué estaba hablando.
De todas maneras aún no puedo digerirlo. Es el sueño de toda mi vida. Sí, tuve muchos otros sueños porque yo siempre sueño a lo grande, como ser una deportista famosa (hice de todo: tenis, handball, volleyball, hóckey -sobre césped y sobre hielo-, taekwondo, natación, etc.) o ser actriz (sí, también hice teatro). Pero con la escritura es distinto (Mamá lo llama "don" porque todos tenemos uno, algo en lo que somos buenos); escribo desde los 1o años, tengo cuentos de esa época y me emociono aunque no sea bueno el contenido ¿Qué se puede escribir a esa edad? Solo vivía en mi burbuja rosada envuelta en dulces mentiras procurando que mis lágrimas no mancharan el traje de niña. Un traje que me costó caro, carísimo y…

Difícil sostener la vida, mi vida

Step by step, heart to heart, left right left. We all fall down...

La extrañeza de mis días perciben en ellos un dejo de nostalgia. Nostalgia a lo que se tuvo y se dejó ir; ahora solo pienso en volver, volver al pasado y retomar el dolor que en aquéllas épocas me atravesó. Pero ¿Por qué dolor haz de aparecer si la vida es tan bella cuando tú no estás? El alma ríe ferviente en su propia locura y las palabras ya no son tan hirientes cuando salen de mi boca. Quizás aún detonen cierta tristeza que se transforma en enojo pero ¡Al fin hago lo que puedo, como cada uno de nosotros!
Podemos revolcarnos en aquélla ira y permanecer idolatrados ante tal desbordante sentimiento o podemos elegir desprendernos de ella y ser la persona que querramos ser, ahora libres de la opresión por ser lo que los otros quieren que seamos. ¡Libertad, amigos, libertad!
Inundemos estos corazones llenos de esperanza, de libertad de elección, de vivir y de sentir. Permanecer en un mismo sitio con la cabeza bien alta, erg…

Ya no voy a ocuparme (de vivir)

Hace 1 mes empecé un taller literario, me costó mucho tiempo como todo en mí (Me cuesta arrancar y mantenerlo pero en el medio la paso bien). Escribí un cuento en la tercer clase y la profesora quiere publicarlo en la página, fue un lindo gesto aunque raro... ¿Que publiquen algo mío? Son mis sentimientos pero ahora puestos en palabras de otros. Varias veces me encontré con escritos míos publicados en otros blogs y eso enoja por el hecho de que uno piensa: ¿Cómo diablos puede saber el otro qué estaba pensando y sintiendo cuando lo escribí? ES MÍO, propio. Son mis palabras pero cuando uno escribe en páginas públicas es lógico que pasen cosas como estas, ¿No es cierto? Retomando el hilo, ¿Adivinen de qué trata el cuento?, sobre una niña que se hace daño -se corta, más en específico- pero aún es inocente y no lo hace de forma consiente o quizás sí pero no le importa. Como a mí. Se llama "Los brazos y las cuchillas", otro día lo subiré. Hace meses que no veo correr sangre por mis br…

Yo solo sufro y sufro

Sentada en la cocina junto a las galletitas y el mate, escuchando música para no escucharme a mí misma. ¿Cuándo va a parar todo esto? Hoy tuve la oportunidad de hacer lo correcto pero elegí lo que ma hacía mal. ¿Por qué?, ¿Acaso me gusta sufrir? No, no, no y no. (Bueno, tal vez un poquito) No sé qué le ven, a eso de adorar y añorar el sufrimiento: yo solo sufro y sufro, y me conformo con vivir así aunque a veces me queje porque bien en el fondo o quizás en la superficie, les comento que duele y mucho.