Ir al contenido principal

Tengo ganas de anclar o de huír a un sitio perdido


Hoy "acompañé" (Lo pongo entre comillas porque no tuve otra opción) a mi hermano a hacer unos trámites. Me dormí en el trayecto mientras él conversaba con un amigo que lo acompañaba y a penas me desperté en algunas paradas. Al final desperté en un estacionamiento, me dijo que volvía en unos momentos que tenía que hacer noséquécosa. No le presté atención y me di vuelta para seguir durmiendo, a lo que se abre una puerta y entra un desconocido me saluda, me pregunta si tengo frío (wtf?!) y enciende el auto para estacionarlo a un costado. Tuve un terrible miedo, pensé que me querían secuestrar o algo por el estilo. Después comprendí que era el dueño del estacionamiento.
Lo esperé mucho a mi hermano. Me parece absurdo haber estado encerrada en ese estúpido auto, en ese estúpido estacionamiento, esperándolo y todo por no haber podido decirle: No. No puedo. (Un simple y estúpido NO)
Debí haber escapado (¿Debí?) ¿A dónde? Ni siquiera sabía dónde estaba. Bueno, sí, en algún estacionamiento perdido de la ciudad. Uno de millones que hay.
Yo solo quería estar en mi cama abrazada a mi paquete de bizcochos, escondida del mundo, adentro y no afuera.
Ya no estoy para esas cosas como escaparme. No podría alejarme de la cama y la computadora por demasiado tiempo.
Hubo un tiempo (No hace mucho atrás) que vivía huyendo, de todas partes: del colegio, de casa, de teatro, del tratamiento... en cambio ahora, al menos tengo hogar (finally) y si hay un lugar donde deban buscarme es ahí. Acá.
Es que siempre estuvo el hogar pero yo no podía verlo, estaba demasiado bloqueada, demasiado ciega... solo quería huír (de mí misma) todo el tiempo.
Sí, estoy rota por dentro y a veces no encuentro razones, tengo muchos problemas y no sé quién soy pero al menos tengo hogar. Un lugar a donde recurrir. Y eso es valioso.
(Aunque hoy este dolor duela mucho mucho mucho mucho. Quizás mañana ya no tanto. Espero. Hasta mañana)

Comentarios

  1. "Sí, estoy rota por dentro y a veces no encuentro razones, tengo muchos problemas y no sé quién soy pero al menos tengo hogar. Un lugar a donde recurrir. Y eso es valioso."
    Estoy igual :/ Y sí, tener un lugar donde ir es algo valioso. Aunque no siempre lo veamos así.
    Espero que te sientas mejor pronto ♥

    ResponderEliminar
  2. A veces la solución no esta en escapar... pero estaría bueno aprender a decir que no!! Que te mejores pronto! :)

    ResponderEliminar
  3. Mañana dolerá igual, lo único que se diferenciará de hoy es que cambiaremos de día y de tiempo.

    intenta olvidar.
    intentalo solamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos