viernes, 23 de julio de 2010

How many times do I have to learn... ?

A veces la libertad no está ligado a algo positivo. No siempre libertad quiere decir "librarse". A veces es la libertad una forma que puede llevar a la decadencia (propia).

Ayer escribía, mientras te recordaba:

Atardecer rondando por el tejado de esta casa que quedó vacía hace ya mucho tiempo atrás.
Pecho frío, manos heladas, palabras congeladas en este invierno tardío.
Puede que la radio esté prendida, no lo sé, aquí en este sillón sentada solo escucho mis propios pensamientos y de fondo un sonido agudo, como un chillido. Sí, quizás sea la radio.
Estan sobre la mesa las cartas que he ido acumulando, todas tienen tu nombre, distinta fecha pero mismo mensaje: un simple y ordinario te amo. No un te extraño o un vuelve pronto, porque sabía bien que no ibas a volver. Eran solo mis inquietas fantasías trepando por la cabeza las que me pedían que te retuviera en la memoria. Que no te olvidara. Que te perdonara. ¿Por qué?, ¿Por qué debería yo recordarte o perdonarte?
Solo porque a veces te piense no significa que con el recuerdo te reviviré. No te aparecerás frente a mi puerta con esa sonrisa de nuevo. No vendrás (¿Acaso yo volveré?)
Y mi vida está como seca, hoy en día; consumida en los viejos vicios que aún no he podido vencer, me voy desarmando día a día, me voy quedando sola, perdiendo un poco de mí misma.
Puede que las estaciones sigan pasando (primavera, otoño, invierno y verano) pero para mí es siempre el mismo paisaje oscuro en el fondo... el mismo.
A veces me siento un poco... sola. Excepto cuando te recuerdo. Sí, cuando te recuerdo.

1 comentario:

~PiLi~ dijo...

Qué hermoso! Y te entiendo tanto u_u
Que estés bien ♥