Ir al contenido principal

Cry, woman, cry

Allí se encontraba, sentada sobre el escalón de alguna casa escondida por entre el montón que formaban el barrio.
Apoyó su rostro contra la baranda que permanecía mojada bajo el efecto de una suave llovizna en una noche calurosa, rara para la estación del año. El invierno aún no llegaba a instalarse con facilidad; los días no cedían ante el frío que anhelaba cubrir a toda la ciudad, haciendo de ella, un lugar más opaco.
La mirada de la chica divagaba por entre los rincones de la vereda, se escurría del tacto humano, fingiendo no ser partícipe de aquélla realidad.
Resolvió, dentro de su cabeza, recuerdos lejanos que correspondían a otro entonces. Yacían acumulados junto al olvido, en algún doloroso archivo de su mente.
¿Por qué ahora?, ¿Quién vendría a sostenerla cuando su cuerpo decayera, sin conservar las fuerzas adecuadas como para levantarse?, ¿Cuántos de nosotros nos arrimamos arrastrándonos, en busca de un sentido? Aquél que se amolda a todo cuestionamiento o carencia.
¿Podría acaso ella retirarse del suelo para comenzar de nuevo la rutina que la vida misma le ofrecía cotidianamente?
Había una única verdad, de tan solo decodificar lo que aquéllos ojos fingían, escondían un sentimiento real, tan real como lo que sus manos sontenían con recelo: mil palabras pero una única despedida. A ella le gustaba llamarla la salida.
"¿Salida?" Repetía ahora por dentro. No era precisamente una salida, sino un rapto de sus sueños más profundos, desplazados hacia la ruina y la deshonra. Pero ¿Qué dignidad podría ella perder si atentar contra uno mismo traspasa todos los códigos mal formados ante nuestra incrédula mente humana?
La chica se paró de repente, olvidando que sobre sus rodillas cargaba varios cuestionamientos pendientes los cuales se habían filtrado de su mirada.
Sintió cómo poco a poco algo externo iba derrumbándose junto a su dolor.
Los brazos se columpiaban en el aire jugando a ser dos gaviotas que olvidadas, andaban por la vida.
Las piernas perdieron el valor de sostener estabilidad, ahora se desdoblaban con el pasar de los segundos y cayó. La chica cayó, hundiéndose al pavimento que comenzaba a enfriarse por la puesta del Sol.
Pero cada baldosa instala allí, abrazó al débil y desarmado cuerpo de la chica, le hizo sentir el calor avasallante que ningún par pudo brindarle jamás.
Lentamente, ella se adentró aún más, hasta perderse de vista.
Ella, soñadora de por vida. Amante de la ironía y pasiva ante aquél Destino incierto que jamás se mostraría sin ser antes deseado.
Ella sonrió, mientras la lluvia arrastraba los rastros de su dolor.

Comentarios

  1. que la lluvia no le pare, que se levante y vuelva a caer y vuelva a levantar.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito ^^

    Si, la cancion me sirvio de musa :)
    saluddos;

    ResponderEliminar
  3. Que bello.
    Por más que uno tropieza y aunque no sepa cómo caer... sólo hay que ser valiente y levantarse :)
    Un beso! Te leo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos