Ir al contenido principal
El psicópata:

El psicópata sabe por instinto que expresar un impulso prohibido activamente es mucho más beneficioso para él que limitarse a confesar el deseo en la seguridad de un consultorio.
El psicópata suele ser ambicioso, demasiado ambicioso para cambiar su distorsionada y brillante concepción de sus posibles victorias en la vida por el lúgubre aunque apacible desgaste del diván analista.
El drama de sus movimientos guarda una sardónica semejanza con la rana que trepó unos metros en el pozo sólo para caer de vuelta.

[ Saqué esto de un libro que nada tiene que ver con psicópatas pero que el protagonista en un determinado momento se interesa en la "psique" de los psicópatas y comienza a describrirlos. Me parece muy interesante. Ya sé, últimamente estoy rara con mis publicaciones. Prometo escribir cosas personales más "normales".]

Comentarios

Nat ha dicho que…
Me gustó, y pensándolo objetivamente y no lo tomes como ejemplo, srita. escritora, creo que el acto del psicópata si bien es un arma de doble filo, satisface más la posible ambición de ese ser, al cual no imagino, haciendo terapias, ni grupos, ni esperando años, para concretar actos.
Me gustó mucho.
Como siempre es un placer leerte.
Catastrophic ha dicho que…
Siempre me gustan. Tus actualizaciones, digo.

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…