miércoles, 23 de junio de 2010


De cuclillas al río me encuentro susurrando una vida. Develando sus secretos y misterios. Desnudándola.
El río no me escucha; las aguas están quietas, calmas.
Y el tiempo pasa, mientras yo me quedo ahí, inmóvil frente a la vida. Como una estatua sin vida, de corazón de arcilla y mirada penosa. Y en especial, terriblemente sola.

Veo madurar frutos, los cambios de estaciones y las épocas de sequía. Veo el rocío de la madrugada y la escarcha en el invierno.

Veo correr el tiempo mientras yo sigo ahí.

2 comentarios:

Deby dijo...

"Y el tiempo pasa, mientras yo me quedo ahí, inmóvil frente a la vida"

me gusto, te dejo un abrazo

~PiLi~ dijo...

"Veo correr el tiempo mientras yo sigo ahí." Me pasa lo mismo :/ Pero me gustó mucho cómo lo escribiste :) Besos <3