Ir al contenido principal

tengo un cuchillo y es de plástico...


Quisiera tener un lugar donde pueda ser yo misma, donde pueda gritar, tirar botellas al vacío y revolcarme sobre el pasto sin que nadie me vea. Obviamente aquél lugar está acompañado de la soledad. Suena quizás un poco peliculón pero de verdad quiero encontrar un lugar así ya que en mi casa no puede ser, en una plaza menos... donde me fume 1,2,3 cigarrillos y nadie me esté controlando. Tengo intensas ganas de gritar. Quiero desquitarme contra algo que no sea mi cuerpo (y lo que viene después) Podría ser una terraza pero vivo en un departamento. No sé, podrían ser tantas cosas pero a veces justo esa que queremos no puede ser entonces, ¿Qué?, ¿Me voy a quedar el resto de mi vida lamentándome porque no tengo una fucking terraza?, ¿Voy a seguir conformándome con este modo inactivo, inútil, sobrio, conformista de vida?; ¿O simplemente voy a salir allá afuera a buscarme otro lugar? (otra manera). Al final siempre termino llorando en un rincón con el ¡Uh, qué lindo sería! colgando de mis mejillas. Al final siempre me quedo tirada en la cama, empleando maneras inútiles para seguir arruinando mi vida. Para que sea siempre yo la pobrecita, la que necesita ayuda. ¿Pero saben qué? Va a llegar un día donde realmente voy a estar sola y las cosas me las voy a tener que arreglar por mi cuenta, bah, en realidad ya me estoy quedando sola pero me refiero a un extremo total... ¿Y cuándo tenga 30, o cuando mamá ya no esté? O cuando... Hoy lloré en silencio como suelo hacer, porque mi dolor no tiene voz. Las lágrimas me caían como si nada estuviese pasando, como si estuviera en mi lugar donde nadie me puede ver ni sentir. Pero había un grupo, una ronda de gente, una puerta, un lugar físico (no exactamente el mío) y gente pero en ninguna encontré contención. Podría haberme desarmado allí mismo pero yo hubiera continuado con la mirada al frente, pretendiendo que todo sigue su curso normal. Podría pero... El silencio, oh, maldito silencio. En mí no es una buena opción. Y es irónico porque comencé la entrada diciendo que buscaba contención en realidad y no es en un lugar físico donde la voy a hallar (Podría vivir en una casa sola, o tener un parque inmenso para mi sola) sino en esa gente que la veo cotidianamente y especialmente en mí misma. ¡Qué inmensa suena la palabra "mí misma"! Siento como me voy haciendo pequeñita cuando la palabra se acerca, es que nunca pude pedirme ayuda a mí misma, ah, sí. ¿Saben lo que ahora quisiera? Acurrucarme en mi propio corazón y que me arropen las arterias, y que las venas me rasquen las espalda como lo hacía mamá de pequeña y que la sangre caliente este cuerpo frío e inerte que llevo. Y ahí las veo a las traviesas células haciendo cosquillitas en mis pies y yo creo que río, sí, puede que ría. Y es todo tan maravillosamente (no encuentro la palabra). Quizás hoy logre no lastimarme, pobrecito cuerpo que tú no tienes nada que ver en esto, quizás hoy siga reñida en mis pensamientos, escribiendo y leyendo y durmiendo. A veces es una buena opción, créanme. Me voy a seguir tomando este café.

Rezonando en mis oídos: Allí donde solíamos gritar

Comentarios

  1. Oh no, no hablo de estar frente al televisor. De hecho, no tengo televisor en mi cuarto. En fin. La pelíucla es Nick and Norah's infinite playlist.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me encantaría estar en un lugar así, en el que pueda ser yo misma. Pero lo que en realidad me gustaría es un lugar donde pueda ser yo misma, pero en el que no esté sola. Sino que haya alguien a quien le importe. Pero eso es mucho pedir, verdad?
    Amo cómo escribís, me siento muy identificada. Que estés bien <3

    ResponderEliminar
  3. que hayas logrado hacer lo que querias sin hacerte daño...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Concursos