Ir al contenido principal

Where the wild things are

De vez en cuando Max tenía la impresión de poder aclarar sus pensamientos, de que podía ordenarlos en una fila y contarlos; que podía obligarlos a comportarse. Había días en que podía leer durante horas seguidas, cuando entendía todo lo que le decían en clase, cuando podía cenar tranquilamente y ayudar a recoger y jugar a solas y en silencio en el salón.
Pero otras veces, otros días, en realidad la mayoría, sus pensamientos no se alineaban. Esos días perseguía recuerdos e impulsos que se desviaban y se dispersaban lejos de él, escondiéndose en las espesuras de la mente.
Y cuando ocurría así, cuando no conseguí entender algo, cuando los pensamientos no se sucedían uno tras otro, parecía que, pegado a los talones de las perdices desperdigadas, Max hacía y decía cosas que desearía no hacer ni decir.
Se preguntaba por qué era como era. No quería odiar a su hermana Claire y no quería haberle destrozado el dormitorio. No quería haber roto la ventana de encima del fregadero de la cocina cuando pensó que se había quedado atrapado fuera de casa, cosa que había hecho unos meses antes. No quería haber chillado y aporreado las paredes de su cuarto el año pasado cuando, en plena noche, no encontraba la puerta. Había hecho mucas cosas, había roto, arrancado y dicho muchisímas cosas y siempre era consciente de haberlas hecho, pero apenas entendía el porqué.
Y se le ocurrió que quizá tuviera problemas graves. Hasta entonces todo le había parecido bastente simple. Había estado a punto de morir en el fuerte y por tanto había calado el dormitorio de su hermana y destrozado cualquier rastro del afecto que alguna vez sintió por ella.
Pero ahora ese plan tan simple, inevitable y lógico, no parecía tan acertado como hacía tan solo unos momentos. Tal vez a su madre no le gustara que Max hubiera vaciado siete cubos de agua en el cuarto de Claire. Resultaba muy raro pensar en ello: ¿Cómo podía ser que solo unos minutos antes, mientras hacía todo eso, le hubiera parecido la única opción posible?
Ni siquiera se lo había cuestionado. Era la única idea que tenía en la cabeza y la había llevado a la práctica con decisión y rapidez. Ahora oía los pasos de su madre en la escalera, subiendo a verle, y quiso borrar el pasado, todo lo que había hecho. Quería decir: "Sé que siempre he sido malo, pero ahora seré bueno. Déjame vivir"

Los Monstruos de Dave Eggers.
[ El libro de la película Where the wild things are. Hace mucho que quería este libro, es simplemente bello. Ayer mientras leía pensé en este párrafo y lo subraye porque es tan yo. El niño impulsivo, "malo" pero con buenas intenciones.
"Sé que siempre he sido malo, pero ahora seré bueno. Déjame vivir". ¡Cuántas veces he querido decirlo esto a mi madre!. ]

Comentarios

sandocan en bicicleta ha dicho que…
me llamo la atencion lo de los 7 cubos de agua.- si tambien subio la calefaccion y llevo un cuchillo es una inteligente forma de hacer lo que tal vez pudo hacer, aunque no se si era lo mejor por hacer. Veo que coincidimos en que ambos publicamos una foto de Christopher McCandless alguna vez. espero tu proximo escrito.
un saludo en la lejania.
sandocan en bicicleta ha dicho que…
en esos momentos de locura, estamos impulsado por un fuerte sentimiento que nos impulsa, tal vez, un dolor pasado, desesperacion, impotencia, paranoia.. que una vez puestas las cosas en frio y haciendo uso de la razon uno se da cuenta que tal vez lo hecho no fue lo adecuado.
lo importante, es que esos sentimientos que nos mueven, a pesar de ser muchas veces dolorosos, son los que nos hacen sentir realmente vivos.
un saludo en la lejania.

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…