lunes, 19 de abril de 2010

triste hasta morir-

¿Creíste que yo era lo demasiado fuerte como para aguantarlo todo por mi cuenta?, ¿O que quizás se me habían acabado las esperanzas y estaba destinada a sufrir en soledad?
Quizás siempre me quede con esta pregunta atascada en la gargante. Quizás nunca puedas contestármela pero con cada lágrima que derramo se me va una esperanza a que algún día me la vayas a responder.
Anoche estaba soñando, en tercera persona. Veía una niña asustada, triste, estaba llorando pero era difícil distinguirlo porque cubría su cara con las manos. Apenas respiraba, era como si dejase de respirar y cuando te acercabas a ver si estaba viva en seguida tomaba una bocanada de aire profunda y volvía a la soledad.
Sentí muchas cosas, su rostro enlatado cubierto de lágrimas me quitaba la respiración. Era como si quisiese compartir su dolor. Era como si... En realidad yo misma lo sentía, no tenía que hacer grandes esfuerzos por intentarlo, instantáneamos apareción ese vacío tan celestial e impuro. Punzante. Pecho que duele, angustia que apreta. Asfixia.
Ojalá hubiera podido llorar y demostrarle con la mirada que sabía de lo que estaba hablando a través de aquéllas lágrimas o del cuerpo sólido y encorbado tirado en un rincón.
Pero hace rato que no puedo llorar, todo el dolor se consume en mi interior. Amaga con salir pero siempre termina quemando por dentro.
Y las palabras son un medio útil para acallar ese ardor pero creo que también se han quedado atrás.
Camino lentamente y sale una voz aguda de la niña que me dice:
"Tú eres esa niña a la cual se le resbaló el globo de las manos y con los ojos llorosos lo ve partir".

Lucy no more in the sky.

1 comentario:

enrojecerse dijo...

pues llora. expresa. siente. no temas.