Ir al contenido principal


Estoy como irritable. Entro a hotmail y más de 600 mensajes. Estoy inscripta a 100 mil quichicientos foros que ni reviso hace años y me siguen enviando mails. Chau, no ves que ya no escribo más?
[ más tarde: 373 mails]


No estoy bien y conozco mis "Masomenos" y los "Masomenos: se viene, se viene". Tengo que pararlo ahora. No debería importarme si quiero o si no. Dentro de un par de semanas no me va a importar ni dónde vivo.
Pero
parar implica un cambio. (chiquito o no) Y a mi me está pintando quedarme tirada en el sillón.
No sé con quién hablarlo, mi psicóloga me dedica 30 minutos (que esos 30 siempre son 20) de sesión en toda la semana y lógicamente no me alcanza. Termino la primera oración de una frase y ya me dice: Bueno, cortamos acá. Nos vemos la semana próxima.
¿Qué, qué qué, quéééééé?! (la música se paró, ¿Por qué diablos no empieza la canción?!)
No me servís psicóloga de 20 minutos por semana y ya sé que no hay opción de que se alargue más la sesión porque tenes otros pacientes y ya sé que seguro me dirías "pero vos tenés otros grupos en la semana donde podés hablar y gente las 24 horas del día".

Esa gente está también intentando salvarse a sí misma con sus 20 malditos minutos de terapia semanal.
Somos como peces flotando fuera del agua, ahogándonos con nuestros propios problemas.
No puedo conmigo misma, la verdad no tengo control, al menos hoy. Y no puedo seguir comiendo tapando las palabras.

Pero tampoco puedo seguir así, encerrada todo el día, haciendo nada, deprimiéndome con la televisión y la computadora. Se me da la excelente oportunidad de continuar el colegio y yo qué hago? Corro despavorida saltando como si tuviera una maldita cucaracha encima. Con o sin cucaracha voy a hacerlo. NO es exigencia, a verrr. Todos me dicen: "Capaz no estés preparada y lo tengas que postergar para más adelante, quizás es mucha exigencia.. " ¿De qué me estan hablando? Exigencia de qué? Si ni siquiera empecé.
En fin.
Lucía está esperando ansiosamente la cita del día 8 a las 9.00 hs con la psicóloga para tener sus 30 minutos de charla. Wii! ¬¬

Comentarios

  1. Uffffffffff, el jueves yo tengo pensado decirle a mi psicologa que no quiero tener más sesión con ella e ir en busca de otra (Sería la segunda vez que hago esto) pero la verdad no me sirve. Estoy pasando por un momento de cambios, que yo misma decidí hacer y me costaron un ovario y me van a costar un ovario más hacer los que todavía quiero hacer, porque lo necesito. Antes mi elemento era el tiempo. El tiempo lo puede todo. Y la verdad no. Si vos te quedas quieta, el tiempo pasa y te gana, te gana en esta carrera que es la vida. La cochina y jodida vida. Así que ahora me agarro de las acciones, con las acciones las cosas cambian. Chau psicologa, chau laburo de mierda, chau pibe que me quemaba la cabeza, chau secundario incompleto. Hola libertad, hola ganas de terminar secundario, hola facultad, hola miles de peces en el oceano. Hola disfrute, clases de canto, hola María.

    Dios, soné tan positiva que me dieron ganas de vomitar (?) jaja.

    ResponderEliminar
  2. todos nos hemos de ayudar entre todos. ley de vida, supongo.

    ResponderEliminar
  3. 30 minutos no da para nada, te lo digo yo.

    Beso :)

    ResponderEliminar
  4. lo mas paradojico de todo es que las cosas sencillamente estan ahi, inmutables. nosotros las vemos complicadas, o sencillas. ahi es cuando uno se pregunta, por que soy tan complicadamente rebuscado?.
    y a veces uno piensa en pensar, pero se hace de noche y estas donde estabas ayer. y otro dia mas que se fue. con ganas de tanto y sin hacer nada.
    tal vez lo mejor sea entonces, hacer, hasta lo que no se quiere hacer. pero hacer, salir de sillon. pensar otro dia, vivir mas al borde.
    a todas las cosas se les puede encotrar el lado complicado, por ahi sea mejor dejar de buscar.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  5. te conocí en cit... no dure mas de un dia, pero no se como llegué aca y te leo siempre.
    escribis muy bien, expresas muy bien los sentimientos... eso esta bueno.
    quizas los 30 min de teraia no alcanzen, pero escribir ayuda un poco a desahogarse, no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

La primera vez que me hice señorita

Extracto de mi libro "Escrache"
Quizás en algunas familias se festeja cuando te viene por primera vez, se ponen contentos sin embargo yo no tengo muy gratos recuerdos, de hecho, odié el día en que mi cuerpo dejó de ser niña. Odiaba mis bustos en desarrollo, el acné en la cara, la panza a medio estirar y por supuesto, haberme desarrollado. Aquél día me sentía extraña en el colegio, con un terrible dolor de panza (Claro que aún no los identificaba como “ovarios”) y la frente me ardía de excitación. Seguí la jornada como de costumbre y al mediodía ya me encontraba en casa. Largué la mochila al piso y corrí al baño; al bajarme la bombacha lancé un grito ahogado y me quedé dura durante unos instantes. La sangre impregnada en la tela lucía opacada ante aquéllos vívidos pensamientos que se entrecruzaban. “¡Por Dios!” Solo pude decir. La abuela que pasaba por casualidad me miró asustada y enseguida entendió la escena. “Dame la bombacha que la pongo para lavar” Me dijo, y se fue con ella.

Concursos