domingo, 31 de enero de 2010




Vamos, conta tu historia, contala lento pero profundamente. Asi cada palabra se va incrunstando en mi alma, clavándose el dolor sobre más dolor. Quiero sentir, vivir lo que vos viviste mientras me hablas. Quiero pretender que aquélla fui yo.
Pronto la mentira no cubrirá estos escombros y encontraré la verdad. Que aquélla que soñé que era, jamás fue, ni es ni será.
Me hacés mal pero lo necesito.
Antes de irte, dejame el alma que cuando algún día tenga fuerzas, la voy a reconstruír con un futuro lejos de vos.

No hay comentarios: