viernes, 1 de enero de 2010

2010





2010 te doy la bienvenida. Te recibo con ansias, con paz en mi interior.
Muchas, yo diría que demasiadas, cosas pasaron en el año al que despido, el 2009.
No podría ni enumerarlas porque no entrarían en las hojas. Solo sé que pasé por mucho dolor, me desconecté completamente de mí misma, me olvidé de mis metas. En cambio, viví el presente, así como dicen olvidando el futuro. Y eso no está bien. Cuando hablo de futuro pueden ser tan solo 3 meses adelante. Fui egoísta conmigo misma y con los que me rodeaban. Hice de mi vida un caos, viví en el caos y casi muero en el caos.
El caos me trae malos recuerdos, muchas cosas perdí por aceptarle la jugada al Diablo. Y duele pensar en aquéllas cosas, así que hoy me las voy a reservar.
Pero no todo fue tan gris, conocí a gente maravillosa, las cuales hoy en día son mis amigos. Me ayudaron a quedarme, a no renunciar. Pero yo les fallé en algunos casos, no los escuché y continué encimismada en mis penosos pensamientos.
Me alegra saber que ahora me doy cuenta de todo eso, ahora tengo una oportunidad para no cometer el mismo error.
Me irradia de paz este nuevo año. No sé de dónde viene, quizás estuvo oculta pasivamente entre tanto caos y dolor, esperando el momento adecuado para salir.
Me alegra que me acompañe en este proceso y que yo decida al fin aceptarla.
Hay muchas cosas por cambiar y siempre hay tiempo. Y espacio y lugar.
Siempre hay una nueva esperanza para aquéllos soñadores enamorados de la vida que quieren revelarse contra todo el daño que los rodeó.
Al fin voy a salir. Al fin voy a aceptarme. Al fin voy a encontrarme conmigo misma.

¡Qué más ansias y esperanzas con aquéllas sensaciones!

Gracias. Ustedes se pueden hacer responsables del gracias. Ustedes, todos lo que me ayudarona estar acá, respirando una vez más.

No hay comentarios: