domingo, 1 de febrero de 2009


Miro hacia el frente y veo un parque. Un paisaje colorido, calmo y distinto. Hace calor cuando sale el Sol que ahora se esconde detrás de las nubes pero el vientito que atraviesa el largo del parque hasta llegar al otro extremo, hacen de mi estadía un lugar agradable.
Últimamente al clima se le dio por molestar. Alardea picante como una serpiente y caluroso como un volcán. Pero hoy simplemente parece haber hecho las paces con mis reiterados pedidos de "quiero un poco de fresco".
Mire a donde mire hay gente recostada sobre el pasto, disfrutando del lugar como yo lo hago. No sé realmente en qué estarán pensando (en las facturas pendientes a pagar, en llevar a los hijos a la casa de algún amiguito o rezando para que alguno de ellos rinda bien las materias) o quizá no piensen en nada.
No se me da muy bien eso de relajarme y poner mi mente en blanco. Ese combo para mí es como imposible. Sí puedo relajarme pero lo logro precisamente pensando.
A veces cuando estoy buena conmigo misma como ahora, me pregunto si alguna vez dejaré por un momento de sobrecargar mi mente de pensamientos.
Me gusta estar así: fugitiva pero a la vez dueña de mis actos y del control del tiempo. Es divertido.

3 comentarios:

Clara dijo...

es egnial que hayas habilitado los comentarios de tu blog, porque siempre quse decirte que lo admiro y amo como escribis.

Dara Scully dijo...

Nunca dejaremos de sobrecargarnos la mente con pensamientos.


¡Miaau!

Little Miss Sunshine.- dijo...

no entendí si me querías pegar o no, jaja si es qe me querias pegar ... porqé me querías pegar? xD
yo también tengo ganas de verte pero ahora qe me decis qe me qeres pegar no se si qiero jajá...
un dia I promise qe te paso a buscar por el cit y vamos a algun lado x ahí..
bueno prometo hacer una firma más prolongada cuando haya dormido un poco más porqe ahora me voi a adormir, ja :) un beso