Ir al contenido principal

Miro hacia el frente y veo un parque. Un paisaje colorido, calmo y distinto. Hace calor cuando sale el Sol que ahora se esconde detrás de las nubes pero el vientito que atraviesa el largo del parque hasta llegar al otro extremo, hacen de mi estadía un lugar agradable.
Últimamente al clima se le dio por molestar. Alardea picante como una serpiente y caluroso como un volcán. Pero hoy simplemente parece haber hecho las paces con mis reiterados pedidos de "quiero un poco de fresco".
Mire a donde mire hay gente recostada sobre el pasto, disfrutando del lugar como yo lo hago. No sé realmente en qué estarán pensando (en las facturas pendientes a pagar, en llevar a los hijos a la casa de algún amiguito o rezando para que alguno de ellos rinda bien las materias) o quizá no piensen en nada.
No se me da muy bien eso de relajarme y poner mi mente en blanco. Ese combo para mí es como imposible. Sí puedo relajarme pero lo logro precisamente pensando.
A veces cuando estoy buena conmigo misma como ahora, me pregunto si alguna vez dejaré por un momento de sobrecargar mi mente de pensamientos.
Me gusta estar así: fugitiva pero a la vez dueña de mis actos y del control del tiempo. Es divertido.

Comentarios

  1. es egnial que hayas habilitado los comentarios de tu blog, porque siempre quse decirte que lo admiro y amo como escribis.

    ResponderEliminar
  2. Nunca dejaremos de sobrecargarnos la mente con pensamientos.


    ¡Miaau!

    ResponderEliminar
  3. no entendí si me querías pegar o no, jaja si es qe me querias pegar ... porqé me querías pegar? xD
    yo también tengo ganas de verte pero ahora qe me decis qe me qeres pegar no se si qiero jajá...
    un dia I promise qe te paso a buscar por el cit y vamos a algun lado x ahí..
    bueno prometo hacer una firma más prolongada cuando haya dormido un poco más porqe ahora me voi a adormir, ja :) un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos