viernes, 14 de noviembre de 2008


No logro recordar cómo llegué acá. A tu recuerdo si tan bien escondido estaba.
Escondido pero asimilado. Escondido pero olvidado.
El olvido no es siempre la ignorancia. Es aceptar un hecho y seguir con tu vida. Así fue que hice hasta que se me hizo inevitable dejar de olvidarte.
¿Por qué hoy un día como cualquiera, decidí traerte al presente? Hace 11 meses que ya no te extraño, ni te llamo ni te amo más.
Lo irónico fue que recién hace un par de días realmente sonreí al darme cuenta que era cierto.
Fue como haber respirado por primera vez luego de un gran tiempo de encierro.
Fue la sensación de alivio al saber que en cada día que pasaba no estaba perdiendo nada, porque no te perdía.
Fue la sensación de saber que podré volver a amar como cuando lo hice con vos, y el saber que vendrán millones de amores mejores. Muchos más que sabrán lo que es "amar recíprocamente" y la entrega completa hacia el otro.

No hay comentarios: