Ir al contenido principal

Al compás de la música

El concierto al aire libre de un pianista que bajo la luz de las estrellas se lucía espléndidamente. Gozaba de la melodía, sentía sus cabellos mecerse a la par de las ramas más frágiles de los árboles. Sus ojos permanecían herméticamente cerrados, apuntando hacia el rincón de las butacas que vacías hacían del lugar, uno más sombrío, vacío.
Pero él continuaba tocando y tocando, maravillado ante la vida, ante la idea de componer una música tan verosímil y perfecta que emparejaba la amargura de la vida y la hacía más hermosa. Una melodía que sanaba corazones rotos y limpiaba los ojos enjuagados en lágrimas cristalinas.
Bajo la luz de las estrellas, todos los detalles ocultos cobraban vida.
Bajo la luz de las estrellas, todas las plantas cobraban vida y danzaban junto al compás de la música.
Los niños se escapaban de sus casas para venir a escuchar cómo el Señor Pianista, les hacía latir rápido y fuerte el corazón.
Las niñas se escondían detrás de los arbustos y los niños tras los árboles. Sus sonrisas brillaban a través de la oscuridad como linternas resplandecientes y aún llenas de vida.
Pero el pianista solo tocaba, no se había percatado de que no estaba solo. La gente lo escuchaba desde sus casas: apagaban los televisores y las radios, y se sentaban en la ventana con la vista fija en el teatro descampado de donde provenía la música.
Los más viejitos incluso sacaban las sillas y se sentaban en las veredas; entre saludos cordiales y buenas caras, compartían una velada bajo la encantadora melodía del pianista.
Él nunca supo que la gente lo escuchaba, que estaba ahí a pesar de la distancia. Él siempre tocaba todas las noches a pesar de ver las butacas vacías y que ya acumulaban montones de polvo. Tocaba por amor al arte, a la música, a la simplicidad del vivir el día a día.
Él continuó tocando hasta que un día, el 24 de mayo, sus ojos se cerraron definitivamente. Todo el pueblo nunca más volvió a salir a las calles, y se reservaban las palabras para otras ocasiones. Sin embargo siempre en sus oídos quedará esa música imposible de olvidar, imposible de imaginar.
Una música que desvela, que enamora y apasiona. Su música.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…