Ir al contenido principal

Pobre triste acordeón que dejó de tocar

Encontré un vacío donde ahogar mis penas. Dicen que es común, normal sentir dolor, que los recuerdos nos quiebran la voz. ¿Acaso es sano llorar por un fantasma que capaz no exista?
Me asomé por la ventana rastreando algo de aire que pudiera devolverme una sonrisa pero lo que hallé no fueron más que gotas de lluvia.
Gozaban bañarme en rencor, prohibiéndome avanzar. Seguir con mi vida, como quién diría.
Hallé una voz que a través del subconsciente me remarcaba los errores, expectadores de mi dolor y amantes de mi delirio.
No entendía cómo a pedazos se derrumbaba mi cordura, transcribiendo palabras en balas de cartón: duelen cuando impactan contra la débil y desnuda piel, duelen cuando me reprochan olvidos.
Si de un amor se tratase rompería a mi corazón en mil pedazos obsequiándome la soledad y adorando al egocentrismo mientras que éste se niega a asomarse por la puerta de mi hogar.
Recojo margaritas hundidas en el manso llano de mi hambruna, devoro el tiempo, las horas y los días sin distinguir qué perdura y qué se va.
Me quema la acidez de unas crueles palabras en las cuales intenté dibujar una, tan solo una, sonrisa.
¿Cómo finjo, cómo dejo de fingir? No tengo mentiras en mi interior que no me confundan.
Me lastima verla a ella, ahí, tirada frente a su vida, recordando monólogos de una utópica vieja Lucía. Me duele sentir su presencia mientras sé que se ha ido hace tiempo sin decir adiós, sin gritar amor.
Tuvo mil palabras para escoger cuando preocupados le pidieron una explicación, de todas ellas eligió la más vacía y sutil para escaparse de la vida: "Nada".
Así es como nada simboliza un retrato de la vieja Lucía que se ahogó intoxicada en el recuerdo sin pedir ayuda, mereciéndose su dolor y acrecentando el adiós.

Comentarios

  1. Hola lu! gracias por pasarte!! a veces debemos tratar de no sentirnos asi, y tan solo dejar las preguntas de lado y ser. ser lo que seamos pero ser.

    ResponderEliminar
  2. paso a agradecete tu comentario..
    me gusto lo q dejaste en mi blog..
    y tambien lo q lei en el tuyo..
    poetica forma de mostrar als cosas y eso me gusta..

    dejo mil saluos

    a too es to..como llego a mi blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…
Algo realmente libre tiene que poder cuestionar sus impulsos fundamentales, tiene que poder cambiarlos




/quotes Westworld

Entre mapas, viajes y tú

Que me sienta triste hasta morir no significa que tenga que volver a ti. Sí, estoy sola, la mayor parte del tiempo, sí, a veces el dolor se hace insufrible y cuando días oscuros e incomunicables se hacen presente es cuando siento ganas de estar al lado de alguien, quien sea, el primero que pase y me diga: hey, ven aquí, déjame hacerte compañía. Pero luego me lo pienso mejor, y me mantengo fiel a lo que creo, no, no quiero a cualquiera, no, no lo necesito, hay muchas maneras de estar acompañado, por ejemplo, todas las tardes me siento al menos una hora a leer, y déjenme decirles que mientras mis ojos recorren detenidamente las páginas no hay un momento donde me sienta sola. Ahora estoy viajando a Francia, leyendo a Marcel Proust, En busca del tiempo perdido. Todas las tardes tengo una cita entre París y Combray. Entre el protagonista, el señor Swann y Gilberte. Enfrente de la computadora tengo pegado un mapa de Florencia, con algunos escenarios importantes que recorrí en aquel viaje de …

Concursos