viernes, 4 de enero de 2008

Silencios opacos que se figuran durante este trayecto. No le veo el por qué a la insoluta raíz de tus desdichas. ¿Acaso es realmente lo que anhelas...acabar con todo lo bueno y lo malo?
Nunca ha estado una clara respuesta en mi cabeza, supe desde un principio que mis errores no me derrotarían, yo sería aún que aquéllo.

No hay comentarios: