Ir al contenido principal

Nunca más



"Déjalo ir, tienes que ser fuerte"
Me dijo en un tono que irradiaba desesperación. Medité durante unos largos minutos y luego accedí a lo que él me estaba rogando, o al menos eso le hice creer.
Satisfecho volteó envuelto en un falso aire de triunfo y se dirigió lentamente hacia el auto arrastrando consigo una maleta llena de dolares, o palos verdes como a él le gustaba llamar.
Lo vi alejarse desde la ventana, mientras mi ira se apoderaba de todo lo racional e irracional de la situación. Me senté en el borde de la cama aún meditando en sus palabras, intentando darles una validéz sin embargo, me sentí hipócrita. No podía, no podía abandonar todo el daño que aquél hombre me había traído. Podría tomar tres largos respiros y continuar con mi vida cotidiana, cortaría los frutos ya maduros, plantaría nuevos árboles de manzanos, naranjos y limoneros, y luego cuando el reloj marcara las 8 marcharía a mi reposa a comer un pedazo miserable de carne hundiendo mi dolor en una botella de ron. Al cabo de unas horas me dormiría con la preocupación de que al ganado no le pasara nada. Al día siguiente, me despertaría con jaqueca y mientras regara la cosecha meditaría respecto a la ardua conversación con aquél hombre. Me arrepentiría, pero conocía demasiado mi cobardía como para arriesgarme a perderlo todo.
Por un segundo cuando aún me encontraba sentado en la cama, vi pasar todo mi entera vida envuelta en una agotadora rutina que no me proporcionaba una vida de dichosas acciones, ni valientes cabalgatas por las montañas, tampoco aventuras con mujeres desconocidas en los bares donde a veces me asomaba por una bebida blanca: simplemente, una rutina normal, común y corriente. Pero yo no era así, nunca lo fui. Entonces, en un desesperado intento por recuperar una identidad, tome un rifle y lo alcancé al hombre hasta la entrada. "Alto ahí, o disparo" Le grité con total autonomía, él tan solo se echó a reir.
"No creo que tengas las agallas para hacerlo, hijo mío" Respondió en tono burlón. De pronto, unos vagos recuerdos de una infancia infeliz me atravesaron el pecho, parecía que me quedaba sin aire, mis piernas no poseían estabilidad alguna, tan solo rencor, mucho rencor. No dude ni un segundo más de mi acto consiguiente y mientras me desvanecía en mi propio dolor, le disparé al pecho. 3 disparos, 3 palabras, 3 minutos para que me derribara junto a él pero habiendo antes escupido su inerte cuerpo. "Nunca más, papá" Pronuncié en un susurro, y caí al suelo sosteniendo en firme el rifle.

Comentarios

princesa de lagrimas ha dicho que…
Hola nena, wow es muy fuerte lo ke escribiste, pero aveces es necesario ponerle un alto a kien te lastima, incluso si es tu padre. Cuidate mucho
xoxo
.Empty. ha dicho que…
Si,es fuerte. Me encantpo,sinceramente.
Hay qe tener valor para hacerle frente a ciertas cosas. Suele pasar,qe uno no qiero darse cuenta de qien te causa dolor porqe es alguien qe amas,no?

Gracias por pasar por mi blog!
te dejo mi fotolog tambien
ya escribiré más!

http://www.fotolog.com/autoflagelatexxx

Entradas populares de este blog

Are you proud of who I am?

La muerte es la negación lógica de la vida (leo por ahí ) pero ¿Qué es la vida?, ¿Realmente es la muerte una negación o algo que simplemente no podemos evitar?, ¿Qué es lo lógico, acaso no es un parámetro al igual que la normalidad?
Los domingos filosóficos y lluviosos son de lo más lindo para mí aunque termine con dolores de cabeza.

Cierro mis ojos y todo está bien

Ayer empecé de nuevo teatro donde hacía el año pasado. El grupo es totalmente nuevo; tenía la esperanza de que quedara alguien de mi camada pero no. No importa, son muy copados y la pasé bien cuando pude relajarme.
Es cuestión de acostumbrarme al grupo y al teatro de nuevo. Es... hermoso.
Empecé justo donde dejé el año pasado: Tengo que hacer una re-presentación de una canción a elegir.
Cuando volví de teatro intenté dormir algo pero estaba tan exaltada que ya hice la representación y creo (creo) que puede salir algo bueno de esto.
Se va a exponer más adelante (qué nervios!!)
Tengo anotados unos puntos a seguir durante la canción pero luego lo transformaré en un cuento para que pueda subirlo al blog y que me cuenten qué les parece.
Aparte de teatro, mi fin de semana siguió su ritmo habitual.
Mañana: Taller de escritura.
Estoy contenta y espero poder conservar ambos talleres ya que me hacen bien y son realmente un motivo de vida, si se lo podría llamar así.

Qué es la locura

Hace poco cumplí 26 años. Todavía me cuesta creer que haya llegado a los 26. Si le hubiesen preguntado a mi yo de hace 5 años atrás les diría que el futuro está equivocado, que no llegaré. Pero yo nunca estuve loca, sólo rota y terriblemente vacía. Alguna gente creerá que intentar matarse es la locura en sí misma, en su máxima expresión, mas no comprenden ni jamás lo harán por qué razones uno podría llegar a buscar la muerte. Desafortunadamente el deseo momentáneo no condice con el deseo posterior. El deseo se encuentra en un cambio constante. Uno puede desear morir en un momento determinado de su vida, y aunque sólo vea oscuridad y angustia, las cosas se arreglan con el tiempo, de alguna manera.   Desafortunadamente algunas personas mueren con un solo intento, sin la chance real de volver a sentirse vivo y estable. Sólo basta un intento negativo y propulso a la destrucción para dejar de existir. ¿Acaso esto es la locura? Locura es existir, y vivir bajo este acuerdo de sociedad y cult…