Ir al contenido principal

Nunca más



"Déjalo ir, tienes que ser fuerte"
Me dijo en un tono que irradiaba desesperación. Medité durante unos largos minutos y luego accedí a lo que él me estaba rogando, o al menos eso le hice creer.
Satisfecho volteó envuelto en un falso aire de triunfo y se dirigió lentamente hacia el auto arrastrando consigo una maleta llena de dolares, o palos verdes como a él le gustaba llamar.
Lo vi alejarse desde la ventana, mientras mi ira se apoderaba de todo lo racional e irracional de la situación. Me senté en el borde de la cama aún meditando en sus palabras, intentando darles una validéz sin embargo, me sentí hipócrita. No podía, no podía abandonar todo el daño que aquél hombre me había traído. Podría tomar tres largos respiros y continuar con mi vida cotidiana, cortaría los frutos ya maduros, plantaría nuevos árboles de manzanos, naranjos y limoneros, y luego cuando el reloj marcara las 8 marcharía a mi reposa a comer un pedazo miserable de carne hundiendo mi dolor en una botella de ron. Al cabo de unas horas me dormiría con la preocupación de que al ganado no le pasara nada. Al día siguiente, me despertaría con jaqueca y mientras regara la cosecha meditaría respecto a la ardua conversación con aquél hombre. Me arrepentiría, pero conocía demasiado mi cobardía como para arriesgarme a perderlo todo.
Por un segundo cuando aún me encontraba sentado en la cama, vi pasar todo mi entera vida envuelta en una agotadora rutina que no me proporcionaba una vida de dichosas acciones, ni valientes cabalgatas por las montañas, tampoco aventuras con mujeres desconocidas en los bares donde a veces me asomaba por una bebida blanca: simplemente, una rutina normal, común y corriente. Pero yo no era así, nunca lo fui. Entonces, en un desesperado intento por recuperar una identidad, tome un rifle y lo alcancé al hombre hasta la entrada. "Alto ahí, o disparo" Le grité con total autonomía, él tan solo se echó a reir.
"No creo que tengas las agallas para hacerlo, hijo mío" Respondió en tono burlón. De pronto, unos vagos recuerdos de una infancia infeliz me atravesaron el pecho, parecía que me quedaba sin aire, mis piernas no poseían estabilidad alguna, tan solo rencor, mucho rencor. No dude ni un segundo más de mi acto consiguiente y mientras me desvanecía en mi propio dolor, le disparé al pecho. 3 disparos, 3 palabras, 3 minutos para que me derribara junto a él pero habiendo antes escupido su inerte cuerpo. "Nunca más, papá" Pronuncié en un susurro, y caí al suelo sosteniendo en firme el rifle.

Comentarios

  1. Hola nena, wow es muy fuerte lo ke escribiste, pero aveces es necesario ponerle un alto a kien te lastima, incluso si es tu padre. Cuidate mucho
    xoxo

    ResponderEliminar
  2. Si,es fuerte. Me encantpo,sinceramente.
    Hay qe tener valor para hacerle frente a ciertas cosas. Suele pasar,qe uno no qiero darse cuenta de qien te causa dolor porqe es alguien qe amas,no?

    Gracias por pasar por mi blog!
    te dejo mi fotolog tambien
    ya escribiré más!

    http://www.fotolog.com/autoflagelatexxx

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We live in a rainbow of chaos

Entradas populares de este blog

Alejandra Pizarnik, ensayo

Ayer estuve en la radio "Industria Argentina" Hablando sobre Alejandra Pizarnik, lejos mi poetiza favorita. Les dejo a continuación el ensayo que escribí sobre ella.

Alejandra Pizarnik: Diarios
“Decir que me abandonaste sería muy injusto; pero que me abandonaron, y a veces me abandonaron terriblemente, es cierto”. Kafka

A través del recorrido por sus diarios que fueron publicados en el 2003, intentaré descubrir una faceta de la poeta, para poder entender mejor sus poemas y su modo de sufrir, que la persiguió durante toda su vida. Quiero invitar al lector, que a través de estas páginas, haga su propio descubrimiento. Claro que yo la estoy leyendo bajo mi punto de vista y mis circunstancias; cada uno desarrollará una propia versión de estos diarios. Podrán o no gustarles su trabajo pero para mí es imprescindible incluirla en estos esbozos de pensamientos puesto que Pizarnik fue una gran influencia para mí, y lo será siempre. Nunca morirá mientras la reviva, ya sea pensando en al…

Las dos caras de dos monedas

Tony, he de recordarte una sola cosa. Los trenes parten bien temprano por la mañana, desaparecen en una estela de vapor, tu boca los imitaba (tu, tum, tu, tu; tu, tum, tu, tu), yo te veía alejarte a la par, tus dedos maquinales, tus ojos rodantes, tus músculos de acero, eran como un gran monstruo asustado. Pero luego lostrenes regresan, nos llevan devuelta a casa. Tú nunca podrías ser un tren, porque nunca regresaste.
Mariquita, he de recordarte una cosa. Basaste tu personaje en el grandilocuente Dios, maestro de las flores y estudiante de la bondad. Dios rodea los centímetros de los tallos que crecen erguidos al sol, posa sus manoplas en la película transparente del océano para besar con sus labios salados la extensión total de la vida. Dios es el amor que depositan los carteros en los buzones, la sonrisa magistral con que recogen la correspondencia los diminutos seres, Dios controla el camino que une el sentido y la razón. Encontraste la forma de escabullir tu esqueleto en los int…

Piensa

Cuando me levanté de la mesa miré ligeramente hacia atrás; no por mucho tiempo, sólo un vistazo. Y luego miré a mi alrededor. ¿Quiénes de todas estas personas se sentarán en la mesa que acabo de dejar? ¿Cuál es su historia? ¿Por qué están acá? ¿Pasarán un buen rato o quizá se reúnan por una despedida? Ciertamente yo no la pasé muy bien. Esperé más de lo que podía darme. A fin de cuentas es un lugar. Los lugares no significan nada. Una mesa, una silla, una cerveza. El símbolo es la persona. Con quiénes estás, por qué están juntos, qué son las cosas que se dicen. Y yo recuerdo haberla imaginado conmigo.

Concursos