lunes, 25 de julio de 2016



Quiero hacer un apartado que llamaré Fraseología, con frases de películas, libros o series que vaya encontrando.

Ni siquiera tenés que amarme bien. Me conformo con tan poco. Lo entenderías si te hubieras quedado, si yo no hubiese sido tan cobarde. Supongo, no lo sé.

Todo eso ya no importa. No son más interrogantes los que me acechan, simplemente me apeno por mí, por vos, por la vida, por todo y por la nada. Me da tristeza que no me ames pero también que yo me odie tanto. El otro día pensaba que difícilmente alguien podría amarme. ¡Soy tan imperfecta! Y vamos, que un poco de desperfecto está bien, somos humanos, pero si te pasas de la raya ya es molesto. Y comenzás a quedarte sola, bien sola, te vas dando cuenta de que toda esa soledad que reservaste para cuando te sintieras abrumada de estar tan rodeada, ya no sirve. Es inútil, y ya la has agotado toda. Necesitás crear más soledad y, al mismo tiempo, necesitás compañía. Tus necesidades no importan, son nulas cuando la mirada del otro está puesta siempre en el afuera. Nunca nadie ha intentado ponerse en tus zapatos, aparte de tu madre. Pero también pensás lo desgraciada que te sentirías si ni siquiera tuvieras el amor de una madre. En eso sos afortunada aunque hasta ahí llegó tu suerte. No te molestaría que la vida te mimara un poquito más. No dañaría. 

P.D.: Voy a intentar ser consistente y escribir aquí con mayor frecuencia.

domingo, 17 de enero de 2016

Los cuadernos o a.k.a. Los diarios íntimos

El año pasado hice algo que nunca esperé hacer: Tiré muchos "diarios" míos. 
Quisiera aclararlo porque la gente piensa que eso de escribir diarios íntimos es de nenas de 7 años pero no; para mí fue un sostén, un recordatorio diario de aquello asombroso de mi vida y aquello que necesitaba modificar.

viernes, 8 de enero de 2016

El corazón VS La razón





- Es bonita pero lo que tiene lindo es el corazón.
- ¿Qué?
- Sí, ya sabes, buen tamaño, color rojo vivo, venas super finas que facilitan el flujo sanguíneo, y ¡Una velocidad de puta madre! Cuando escuchas sus latidos, se para el mundo.
- ¿Qué? 
- Todo lo que dije anteriormente... ¿No me escuchaste?
- Pero ¿Es linda de cara? ¿Tiene buen cuerpo?
- ¿Y a mí qué me importa? ¡Yo quiero un corazón como el suyo!
- Dejá de fumar. 
- No es eso... Bueno, sí. Probablemente mis pulmones sean negros pero...
- La chica, la fulanita... ¿Está buena?
- No sé, no la probé.
- Me estás tomando el pelo, ¿No?
- No, ¿No ves que estoy sentada en frente tuyo? ¿Cómo se supone que iba a agarrarte el pelo sin que te des cuenta? Además mis manos están acá, quietitas.
- Ja, Ja, Ja. Sos muy literal vos, eh.
- No soy del litoral.
- ¡LI-TE-RAL! NENA, ¿ESTÁS SORDA O QUÉ?
- ¿Ves que ni se puede hablar con vos? No nos entendemos. 
- Ahh, tomate el palo, ¿Querés?
- Claro, ¡Como si tuviera tiempo para agarrar un palo, cortarlo en pedacitos y licuarlo con agua! ¿No?
- Por algo me llaman La Razón; al parecer, soy la única que piensa acá.
- Bueno, no te enojes. ¡Volvé y explicame un poco! Carajo, mierda... ¡No te entiendo!

sábado, 8 de agosto de 2015

Oh God



Gracias a Dios por darme todas esas cosas para pensar que apenas conozco.

Si el ser humano no supiera que existen demasiadas cosas que desconocemos, ¿Dónde estaría el motor para seguir buscando? Aquella falta insaciable, el vacío inescrutable de los universos perdidos y los pensamientos psicóticos. 
La famosa frase Solo sé que no sé nada, últimamente parece recaer sobre todo lo que me rodea, todo lo que soy y no soy. Porque en serio, ¿Qué es lo que sé? Si quisiera examinar el mundo exterior, primero debería empezar por el interior y a veces es tan infinito e inacabable. Soy un libro sin final, sin coherencia. Y pensar que el final definitivo será mi muerte, me aterra. 

Solo la ficción tiene finales. Lo real, nunca. Sin ir muy lejos, las emociones cambian drásticamente apenas permitiéndote hacer una revisión extensa de ellas. 

¿Qué es lo real? ¿Cómo sé que no es otra invención de mi cabeza? O quizá fuera un evento psicótico de un conjunto de personas que creen que el cielo es azul. Quizá no lo es. Quizá ni exista el cielo.

martes, 21 de julio de 2015

¿Miedo a las drogas? Parte I

La decadencia musical -al menos dentro de mi radar- me llegó hace un rato viendo un video de un rapero (Wiz Khalifa) donde dice: Tienes miedo de drogarte, ven y enfrenta tus miedos.
Esto me pareció más que apologético hacia las drogas. He escuchado letras donde repetidamente hablan de las drogas y lo bueno que es, etc. pero ¿Llamar a una persona "miedosa" por no querer drogarse? ¿Porque supuestamente le tiene miedo a las drogas? ¡Razón de más sería considerar que muchas veces las drogas son un camino de ida pero nunca de vuelta! 
Y eso no nos hace miedosos, más bien cautos. Sucede que aquí la línea que divide el miedo y la precaución parece confundirse. 
Incluso rozando la cobardía del hombre. 
Miedo es no rendir un examen por temor a que nos vaya mal y postergarlo infinitamente. 
Precaución es cruzar la calle cuando el semáforo está en rojo para que no nos atropellen los autos.
Ahora bien. ¿Por qué el rapero Wiz piensa que el único modo de enfrentar tus miedos es a través de la droga? ¿Por qué piensa que uno es cobarde al querer evitarla?
Si Wiz (Por ponerlo de ejemplo) quiere hablar de lo bien que le hacen, es una opinión personal y no me parece mal que lo exprese pero como sucede a menudo, el problema no es hablar o escribir, sino el modo en que se lo hace.
Precisamente de esto estaba hablando con un amigo el otro día. Hace un tiempo salió a la venta un libro autobiográfico donde la protagonista narra su ingreso en la anorexia y demás conductas dañinas. Él no entendía por qué yo me encontraba tan enojada por este libro. Yo le respondí algo parecido a la oración de arriba: El problema no es que haya contado estas experiencias, sino cómo se hace el uso de la palabra, y también de los medios de comunicación, y tal historia termina repercutiendo de una manera apologética. La persona esta no solo lo narra sino que es bastante explícita al describir algunas técnicas (ejemplo: cómo aprendió a vomitar, qué elementos usó para cortarse, etc.) Aquí ya raya la delgada linea entre narrar y ayudar a propagar los métodos para que otros sigan el camino. Es muy complicado notar la diferencia porque ambos caminos se entrecruzan pero siempre es mejor pensar un poco antes de hablar (o en otros casos escribir, sacar canciones, etc.) para que no termine fomentándose lo malo o perjudicial, a menos que ese sea tu objetivo.